El último cigarrillo de Jon Nieve en el Carlton

Los fans tratan de fotografiar a Kit Harington, que sale a fumar a un balcón del Carlton./
Los fans tratan de fotografiar a Kit Harington, que sale a fumar a un balcón del Carlton.

El actor de 'Juego de Tronos' se deja ver en un balcón del hotel bilbaíno ante los fans que se congregan a la puerta

JULIO ARRIETA

Cuando Jon Nieve sale a fumar en un balcón del Carlton, el grupo formado por una veintena de fans de la serie de 'Juego de Tronos' que hace guardia a las puertas del hotel se viene arriba. «¡Kit, baja!», «¡Dinos algo!». El actor Kit Harington, que da vida a Nieve en la serie, saluda con la mano, pero permanece en la penumbra, charlando con dos hombres a los que ni los más forofos consiguen identificar desde la calle.

Son las diez y media de la noche y algunos de los reunidos han puesto sitio al Carlton desde hace horas. Es una escena que se repite desde que se supo que los actores protagonistas de la serie se alojan en este hotel. «Estamos aquí desde las seis y media», detalla Alazne Fernández, estudiante bilbaína que forma parte de un grupo compuesto por compañeras de estudios y recién conocidas. «Venimos de clase, no podíamos hacerlo antes», explica como justificándose. Si pudiera, intensificaría la guardia. De hecho, «el viernes vamos a venir aquí con el bocadillo para comer». Mientras esperan a que pase algo, lo que sea, los congregados charlan y se muestran sus trofeos: selfies que han logrado hacerse con los actores más accesibles o capturas en la calle, cuando salen a dar una vuelta por la ciudad.

Coro improvisado

Los seguidores intentan llamar la atención de Harington, hacerle salir al balcón. A él, o a cualquiera de sus compañeros. Ya puestos, a Emilia Clarke, que ha demostrado ser la más esquiva del nutrido elenco desplazado a Euskadi. Hay un intento de cantar la sintonía de la serie. Pero el coro improvisado apenas tararea unos compases hasta que se apaga entre risas. La segunda opción es llamar directamente al actor. «¡Kit, Kit, Kit, Kit!», un grito que más que interesar al aludido desconcierta a los peatones casuales. «¿Qué pasa, quién está dentro?». «Los de Juego de tronos». Debe de ser el diálogo más repetido en los alrededores del Carlton desde la llegada de la troupe de la producción épica de HBO. Al final, el grupo decide desearle las buenas noches a grito pelado: «¡Good night!», escucha Harington. Y probablemente el resto de los hospedados en el hotel y los vecinos de los inmuebles más cercanos.

Quizá por la insistencia, quizá por la necesidad de encender un pitillo final, el actor sale y anuncia: «La última noche bajaré a saludaros y firmar autógrafos». La bomba. «¿Qué noche es esa? ¿qué noche?» le preguntan los fans. Harington sonríe, abre los brazos en un gesto que transmite el mensaje de «ahhhh... misterio». Luego regresa al interior. La luz se apaga. Se acabó la fiesta. Los fans empiezan a retirarse, no sin especular cuál va a ser la última noche de Jon Nieve en Bilbao. «Porque el rodaje acaba el domingo, ¿no?», lanza uno; «el sábado, creo», apunta otra. «Pero igual él no se queda hasta el último día», remata un elemento desestabilizador.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos