Diario Vasco

Gran Hermano desmonta a Miguel: «Disfruto llevando al límite a las parejas»

«Disfruto llevando al límite a las parejas»
  • Telecinco emite parte del cásting de Miguel para acceder a Gran Hermano 17 y... ¡sorpresa!

Ya lo advirtió Mercedes Milá en su última edición al frente del programa: en Gran Hermano, nada es lo que parece. La presentadora se refería al juego de mentiras que el reality había tejido para su 16 edición y que buscada confundir a unos concursantes con demasiados minutos de GH en las retinas. Pero, la frase, bien podría aplicarse a algunas de las tramas más seguidas de Gran Hermano 17. En concreto, al triángulo amoroso entre Pol, Adara y Miguel.

Ha sido la propia Telecinco la encargada de dejar entrever que la presunta atracción que el del peluquín siente por el 'genéticamente perfecto' podría no ser tal. Parece ser que había un motivo para que Jorge Javier Vázquez no acabase de creerse el interés que Miguel ha asegurado sentir por Pol en Gran Hermano y, ahora, todo el mundo puede saber cuál es.

«Me encanta camelar, me encanta gusta, seducir. Consigo a quien me da la gana. Siempre», se jacta el concursante en el cásting de acceso a Gran Hermano 17. «Salgo de fiesta y me dices: 'aquel'. Y yo lo consigo. Pero no me gustan los chicos gays, me gustan los heterosexuales. Y siempre lo consigo, porque me gusta atacar a machete. Los camelo», insiste.

Gran Hermano: Miguel el conquistador

Y es que el concursante de Gran Hermano no se corta, al parecer, con nadie. «Mis amigas del Grove no me quieren presentar a sus novios porque tienen miedo de que se los robe. Te lo juro. Lo digo de corazón», anuncia, para asegurar: «A mi si tienes novia, me pone mogollón. Me encanta llevar a la gente al límite, a las parejas retorcerlas. Veo a una pareja, y voy a por el que está más bueno, el tío o la tía. Empiezo a ver hasta dónde llegan. Cuando salgo los sábados hago cosas, y a lo mejor él o ella te acaban pidiendo el teléfono. Por eso no creo en el amor».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate