Diario Vasco
Pippa Middleton se hace 'selfies' en La Concha

Pippa Middleton se hace 'selfies' en La Concha

  • La hermana de la duquesa de Cambridge pasó el fin de semana en San Sebastián: se alojó en el Londres, comió en el Branka y paseó por la bahía

Venía de incógnito y en cuadrilla, pero fue reconocida. Pippa Middleton es uno de los personajes que hoy cotiza alto en la bolsa de las 'celebrities' y su presencia resultó detectada. ¿Esa mujer que se hace 'selfies' con sus amigos en La Concha no es la hermana de la duquesa de Cambridge?

Sí, era ella. Pero del mismo modo que posaba feliz para sus acompañantes su entorno vigilaba para que nadie la retratara: está escarmentada por 'paparazzis' y robos de imágenes de su intimidad. Cuentan quienes la vieron que mimó con celo su privacidad.

Pippa Middelton se alojó en el hotel de Londres, comió en el Branka, con vistas a la bahía, y sobre todo paseó por la ciudad. «Es un lugar maravilloso», dijo al despedirse en el restaurante vecino al Peine del Viento de Chillida.

La hoy reina de las portadas tiene 33 años y era un personaje más de la 'beautiful people' londinense hasta que su hermana, Kate Middelton, se casó en abril de 2011 con el príncipe Guillermo y se convirtió en duquesa de Cambridge. Desde aquella boda Pippa se convirtió en personaje. Ahora las revistas especulan sobre una próxima boda con su novio millonario, James Matthews. ¿Ha estado él también en San Sebastián el fin de semana?

No hay quien lo confirme. Sí sabemos que el grupo de amigos estaba compuesto por seis personas (tres hombres y tres mujeres) y que el sabado disfrutaron de una buena comida en el Branka. Comieron (y repitieron) jamón, probaron los pimientos de cristal y remataron todos con pescado. Y bebieron mejor: regaron el encuentro con Macán, el vino que Vega-Sicilia elabora en Rioja.

Pippa Middleton, «alegre y distendida»

«Ha estado muy bien, alegre y distendida, y en los postres han pedido tarta con té», cuentan en el Branka. De allí se fueron andando por la bahía de La Concha pese a la lluvia intermitente del sábado. Quienes vieron a Pippa Middelton en el hotel de Londres resaltan tanto la simpatía como la aversión por las fotos.

La visita coincide, precisamente, con la orden del tribunal británico que ha prohibido la difusión de las fotos privadas que le fueron robadas. Pippa pidió medidas legales después de que fuese interceptada su cuenta de iCloud, en la que tenía almacenadas instantáneas personales y de su familia. Se estima que eran más de 3.000 fotografías personales, y algunas fueron ofrecidas ya a los tabloides británicos.

No es la primera conexión de los Middleton con San Sebastián: la duquesa de Cambridge compró ropa para sus hijos en la tienda Irulea de la Parte Vieja mediante la madre de su niñera española. Este verano el príncipe Guillermo y su esposa pasaron también unos días en el Hotel du Palais de Biarritz, y la propia Pippa viaja a menudo a Burdeos. Esta vez llegó hasta Donostia: en su teléfono tiene las fotos, pero ahora a buen recaudo. Se supone.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate