Diario Vasco

Jennifer Aniston, la actriz que dejó sin palabras a José Mourinho

Aniston, la actriz que dejó sin palabras a José Mourinho
  • El técnico portugués se rindió a los encantos de la actriz cuando se la encontró, por casualidad, en el hotel donde el Chelsea se concentraba durante la gira veraniega de la pretemporada de 2014. «Demonios», solo pudo murmullar el luso

Precisamente José Mourinho no es un hombre acostumbrado a quedarse sin palabras. Que el luso no se muerde la lengua ante los medios no es ninguna novedad. Dejar al conocido entrenador de fútbol sin capaz de pronunciar una sola vocal es algo al alcance de muy pocos y que sí ha conseguido la actriz Jennifer Aniston.

El encuentro fortuito entre Aniston y Mourinho fue en el hotel Beverly Hills, durante la gira veraniega en 2014 del Chelsea en Estados Unidos. Una mañana, mientras el técnico luso desayunaba, la actriz pasaba por allí. Todos se quedaron boquiabiertos, 'Mou' incluido. Solo alcanzó a decir: «Demonios». Es más, el portugués mostró su postura sobre la decisión de Brad Pitt, que terminó su relación con ella para salir con Angelina Jolie: «Jennifer Aniston uno, Angelina cero».

Esta es una de las anécdotas recogidas por el periodista Rob Beasley en la nueva biografía de Mourinho, que ha salido este viernes a la venta.

«Partir la cara» a Wenger

Que 'Mou' y el técnico del Arsenal, Arsène Wenger, no son precisamente amigos es algo bien sabido en el mundo del fútbol. El punto álgido de su mala relación fue en 2014, cuando el entrenador de 'los gunners' criticó que Mourinho dejara escapar a Mata al Manchester United, reforzando la plantilla del equipo rival. El portugués fue contundente en la conversación que mantuvo con el periodista autor de la biografía: «Un día me voy a encontrar con Wenger fuera de un terreno de juego y le voy a partir la cara».

En 2013, Mourinho tuvo que ser atendido por Eva Carneiro tras desmayarse en el hotel de concentración del Chelsea en Estados Unidos. El técnico luso quiso poner calma y explicar a Beasley qué había pasado: «Lo que has visto no es nada serio. Fue un mareo cuando caminaba a mi habitación, pero todo está bien. He tomado unas pastillas por el problema de mi espalda y otras por la afonía y ambos medicamentos han reaccionado mal».