Diario Vasco

Markel Olano: «Salgo a ganar. Pero esto es un compromiso colectivo, yo no tengo el ego en juego»

vídeo

Markel Olano elige como escenario la playa de Itzurun, en Zumaia, con el flysh como telón de fondo. / IÑIGO ARIZMENDI

  • «Sé que el gobierno no nos va a salir gratis, pero estamos dispuestos a negociar para tener una mayoría en Juntas»

Cuando recibió, hace más o menos un año, la llamada de Joseba Egibar para ofrecerle encabezar por tercera vez la candidatura a diputado general se lo pensó un poco. «No lo tenía claro», reconoce Markel Olano. Y si sus circunstancias personales no hubieran cambiado tanto en el último año, dice convencido que no se habría embarcado de nuevo en la nave con la que el domingo espera atracar en la plaza de Gipuzkoa. Pero en septiembre del año pasado su vida dio un vuelco. A mejor. Su matrimonio con Idoia Ocio, reconocen tanto él como los que le rodean, le ha transformado en todos los sentidos. Y en el plano político, le ha dado «ese apoyo familiar directo» que echaba de menos al llegar a casa. «Estar solo se me hacía duro», se sincera «por primera vez» en público, evocando aquella primera legislatura en la que llegó al Gobierno foral, casi de repente y con la cabeza y el corazón congelados por la inesperada pérdida de sus padres unos meses antes. Aquello le rompió. Y «no estaba dispuesto a pasar otra vez por lo mismo», asegura. Pero encontrar a su mujer, y el cambio de vida del interior de Beasain a la costa de Hondarribia, le ha renovado «la ilusión y la energía» para pelear por un objetivo complicado.

La conversación con el candidato del PNV comienza durante el alto en el camino que su 'caravana' electoral de voluntarios hace en el Bar Benito de Errenteria. Es la una del mediodía del último lunes de campaña. Y, en la calle, con un zurito 'reconstituyente' en la mano, Markel Olano accede a una entrevista menos política de las que está acostumbrado a hacer.

Estos años, sobre todo los últimos cuatro que ha pasado como líder de la oposición en Juntas, le han servido, dice, para poner realmente en práctica la «nueva cultura política» que él mismo proclamaba en su estreno allá por el año 2007. «Hemos superado las incapacidades propias y las resistencias de organización», asegura. «El PNV se ha adaptado a una nueva forma de hacer política, a valorar el tejido asociativo y promover la relación con él». Y por eso, en su tercera campaña, se muestra relajado, más natural, confiado en que la gente le conoce y le valora, y que al final los kilómetros que lleva a la espalda merecerán la pena.

Asume que la empresa que tiene por delante no es fácil. Pero después de cientos de reuniones y conversaciones, cree realmente que en Gipuzkoa existe una corriente a favor del «cambio», y está persuadido de que si los guipuzcoanos van el domingo «en masa» a las urnas el PNV tiene margen para desbancar a EH Bildu de la primera posición.

-¿Y si no gana, qué pasará? ¿Está preparado para quedar otra vez en segundo lugar?

-Siempre te presentas con el escenario de ganar. Y así va a ser. Pero para mí es un compromiso colectivo. No tengo el ego en juego. Yo no soy superman. Formo parte de un equipo, de un esfuerzo colectivo. Y hace cuatro años (cuando quedaron a siete puntos de la coalición aber-tzale), la verdad es que en los primeros que pensé fue en los míos, en mi partido.

Entrevista completa en Kiosko y Más.