Diario Vasco
Nicolás de Miguel empezó a digerir ayer en San Sebastián el resultado electoral.
Nicolás de Miguel empezó a digerir ayer en San Sebastián el resultado electoral. / MICHELENA

Elecciones vascas: Nicolás de Miguel: «No tengo intención de dejar C's, quiero reestructurar el partido»

  • Nicolás de Miguel (Candidato a lehendakari por Ciudadanos), «Lo primero que toca es repasar en qué hemos podido fallar durante la campaña para mejorar»

Lo primero que hizo ayer Nicolás de Miguel tras retornar a San Sebastián desde Vitoria, donde vivió la aciaga noche electoral para Ciudadanos, fue ir a ver el mar desde La Concha. Tras la decepción por no haber logrado entrar en el Parlamento Vasco, De Miguel se lamió las heridas paseando por la playa en compañía de una buena amiga, junto a la que, seguramente, lamentó su mala suerte en unos comicios en los que un escaso medio millar de votos le separó de conseguir un sillón en la Cámara vasca.

-¿Qué tal pasó la noche electoral?

-Relativamente bien, mejor de lo que pensaba después del chasco inicial. Lógicamente, la noche no fue todo lo buena que esperábamos, sobre todo porque nos quedamos a las puertas de conseguir nuestro objetivo. Pero el hecho de pasarla con el equipo electoral al completo la dulcificó en parte.

-¿Tiene intención de seguir al frente de Ciudadanos en Euskadi?

-Claro que sí. Es verdad que solo estamos en los días posteriores a las elecciones y todavía es pronto para tomar decisiones, pero mi intención es continuar. No obstante, lo que toca ahora, como dijo Rivera, es valorar cuáles han sido los logros de nuestra campaña y ver en qué hemos podido fallar. De momento es todo muy reciente para hacer más disquisiciones.

-¿Continuará en el partido aunque sea a costa «de su tiempo y de su hacienda», como suele decir?

-(Risas). Pues ya lo veremos. No lo sé todavía, honestamente. Si lo supiera a ciencia cierta, se lo diría.

-¿Qué le ha dicho el presidente del partido, Albert Rivera?

-Solo buenas palabras. Empezando porque estaba muy agradecido por nuestro trabajo en Euskadi. No solo del mío, sino del de todo el equipo. Albert era muy consciente de que teníamos una papeleta difícil, pero nos ha transmitido el ánimo necesario para seguir dándolo todo de ahora en adelante.

-¿En qué situación queda C's en Euskadi tras conocer este resultado electoral?

-Por primera vez desde que estamos en Euskadi vamos a tener tiempo para pensar. Queremos reestructurar el partido aquí. En este punto me gustaría recordar que, hasta ahora, no hemos tenido tiempo para crear una bases potentes en el País Vasco porque las urgencias electorales nos han ido forzando a centrarnos en lo importante. No en vano, desde las municipales de 2015 hemos ido a salto de mata de elección en elección. Con todo lo que ello supone. Es decir, primarias, precampaña, etc. Todos esos procesos nos han ocupado completamente. Así que ahora tenemos tiempo para reestructurar el partido y, en definitiva, para ordenarlo. A partir de ahí, esperamos seguir sumando y creciendo.

-¿Cuáles son los principales retos para su partido dada la coyuntura actual, en la que se quedan fuera del Parlamento?

-Pues fundamentalmente crecer. Eso, y seguir conformando más agrupaciones. De hecho, insisto una vez más en que si hasta ahora no hemos crecido en Euskadi ha sido por falta de tiempo. Así que ahora hay que trabajar con tranquilidad y con sosiego. Como diría mi difunta madre, con mesura, porque hemos estado esprintando año y medio largo, casi dos, y esa no es la mejor coyuntura para un partido que recién se estrena en un sitio.

-¿Cree que el hecho de ganar tiempo favorecerá a Ciudadanos, o le puede ocurrir lo mismo que a UPyD?

-Ya veremos lo que ocurre. De momento, lo primero que tenemos que hacer nosotros es recuperar el resuello. Hay meses y meses por delante para trabajar. El partido está integrado, lo que hay que hacer es engrasarlo para que funcione bien. Por supuesto, no ocultamos que ha sido una decepción no obtener representante alguno porque habíamos puesto todo el empeño y llevábamos buenas propuestas. Pero ha salido así y ya está.

-Por poco, además. ¿El hecho de rozar con la yema de los dedos el objetivo y no lograrlo duele más?

-Sí (rotundo). Te lo aseguro. Es una situación como la que se da en el atletismo o en otros deportes. La conocida como 'medalla de chocolate' que se lleva el que queda cuarto. O como cuando te dicen: «Lo has hecho muy bien, matrícula de honor». Sí, sí, pero no he entrado.

-¿Y qué opinión le merece que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, se alegrase en Twitter de que no lograsen representación ni en Euskadi ni en Galicia?

-En fin... (suspira). Bueno, no me importa demasiado lo que diga ese señor. Pero, por otra parte, creo que le retrata perfectamente como político y como persona. Además me parece una actitud poco elegante.