Diario Vasco
Sémper, ayer en el paseo de La Concha.
Sémper, ayer en el paseo de La Concha. / LUSA

Elecciones vascas: Borja Sémper: «Me da pena el descalabro del PSE después de sufrir por el terrorismo»

  • Borja Sémper (Parlamentario del PP por Gipuzkoa), Confía en que el resultado del 25-S sea el punto de inflexión para «reconstruir» el proyecto del PP en Euskadi

El presidente del PP de Gipuzkoa, Borja Sémper, llega sonriente después de los resultados «magníficos» de su partido. Pero pide cautela. A su juicio, los sufragios obtenidos son un «espaldarazo» a su proyecto, pero insiste en que la formación liderada por Alfonso Alonso «tiene que aspirar a más».

-Al final consiguieron mejorar los pronósticos. ¿Hasta qué punto los nueve escaños son «magníficos», como ustedes mismos calificaron durante la noche electoral?

-Estamos muy contentos porque el resultado ha sido un espaldarazo a nuestro proyecto, un verdadero chute de ánimo porque, políticamente, los nueve asientos consolidan al PP en Euskadi.

-No deja de ser paradójico, sin embargo, que desprendan tanta alegría cuando han perdido 24.000 votos y un escaño.

-Es que todo depende de las expectativas, y las encuestas nos decían que estaríamos más cerca de los siete escaños. Sin embargo, hemos mantenido los cinco parlamentarios en Álava y los dos de Gipuzkoa. El resultado nos avala como partido aunque tampoco nos quedamos satisfechos. El 25-S nos ha recordado que tenemos que seguir trabajando para seguir creciendo y consolidar nuestra posición, que creo que en Euskadi tiene recorrido. Pero yo no me conformo, soy muy ambicioso y el proyecto del PP tiene que aspirar a más.

-¿Se esperaba el empate en número de escaños con el PSE-EE?

-Honestamente, no. Pensaba que iba a tener mejores resultados, que se iba a recuperar. A mí no me gusta que los socialistas se descalabren de tal manera, porque es un partido que ha sufrido mucho en Euskadi por culpa del terrorismo, y me da pena. Pero también entiendo que el hecho de haber sido comparsa del PNV y la situación nacional de bloqueo provocada por Pedro Sánchez les haya pasado factura. Eso, unido a la entrada de Elkarrekin Podemos.

-¿De qué manera podrán ser relevantes sus asientos en el Parlamento Vasco? La mayoría entre PNV-PSE tampoco les permite a ustedes ser la llave.

-Como hemos venido diciendo durante toda la campaña, Euskadi es una tierra que crece por debajo del resto de España. Necesitamos reformas y generar las condiciones necesarias para crear empleo. Aquí es donde podemos ser especialmente útiles en el próximo Parlamento. Luego habrá que esperar a ver las voluntades de llegar a acuerdos por parte de quien ha ganado.

-¿Se entenderán con el PNV?

-Para algunas cosas sí y para otras no. Nosotros tenemos muy clara nuestra vocación, que es ser la alternativa al nacionalismo y no gobernar con el PNV. En políticas identitarias, desde luego, vamos a ser muy beligerantes y vamos a garantizar que todas las personas no nacionalistas tengan un altavoz.

-¿Y cómo van a frenar una hipotética consulta si la mayoría de la Cámara está a favor del derecho a decidir?

-Esa va a ser una de las claves más importantes de esta legislatura. Aquí se da una paradoja, y es que el PNV representa en Euskadi lo que el PP en Galicia. Es decir, la gente intuye que es el partido de la moderación, la formación que da tranquilidad y estabilidad. Pero lo que creo es que el PNV va a jugar a varias bandas, a eso que llama 'geometría variable'. Probablemente, en el inicio de la legislatura se apoye en el PSE, pero luego buscará a EH Bildu en temas identitarios para ver cómo juntos son capaces de desarrollar una hoja de ruta que desemboque en ese mal llamado derecho decidir, donde podría encontrar un entendimiento también con Elkarrekin Podemos.