Diario Vasco

Sus señorías se prueban el escaño

vídeo

Nicolás de Miguel (Ciudadanos), Maddalen Iriarte (EH Bildu), Iñigo Urkullu (PNV), Pili Zabala (Elkarrekin Podemos), Alfonso Alonso (PP) e Idoia Mendia (PSE-EE) posanpara este periódico en el Parlamento Vasco. / LOBO ALTUNA

  • Los seis aspirantes se saludan con corrección pero sin calor, como si fueran conscientes de que esta noche hay mucho en juego

  • DV reúne a los principales candidatos a lehendakari en un Parlamento Vasco que tendrá más actores y no se parecerá al de la pasada legislatura

Hay mucho en juego este domingo en las urnas y se palpa en el ambiente. Los candidatos a lehendakari se juntan y saludan en el hall del Parlamento Vasco con corrección pero sin calor. Casi como la campaña, que ha sido más bien fría, pese a que septiembre ha regalado algunos días de calor bochornoso, como el elegido por este periódico para reunir en Vitoria a los principales aspirantes a liderar el Gobierno Vasco. «Deberíamos garantizar el buen tiempo», viene a decir en broma Maddalen Iriarte (EH Bildu). «No sé, yo de momento voy a ser lehendakari en funciones», le sigue la chanza Iñigo Urkullu (PNV), que estos días, al igual que sus contrincantes, ha desgranado numerosas promesas electorales, pero entre ellas ninguna que asegure menos días de lluvia en Euskadi.

Urkullu es el único que repite respecto a hace cuatro años en la búsqueda de la makila, aunque la socialista Idoia Mendia, que saluda sonriente al resto, y el popular Alfonso Alonso, que llega con el estómago vacío, tienen experiencia de Gobierno. Ella en el Ejecutivo vasco de Patxi López y él como ministro de Sanidad de Mariano Rajoy y exalcalde de Vitoria. El resto debuta en estas lídes. Iriarte es cabeza de lista de EH Bildu por Gipuzkoa ante la inhabilitación judicial de Arnaldo Otegi, al que la coalición ha presentado en campaña como su «candidato a lehendakari». Al igual que la periodista donostiarra, Pili Zabala (Elkarrekin Podemos) procede de fuera de la alta política. Quizás por eso, adopta una posición de prudencia y se limita a escuchar las vivencias y anécdotas parlamentarias de los que en adelante serán compañeros de escaño. Nicolás de Miguel (Ciudadanos), por su parte, merodea por los alrededores de la Cámara ajeno al grupo, quizás pensando en cómo convertirse en el próximo 'Pepito Grillo' del Parlamento, al estilo de Gorka Maneiro, de UPyD.

Una vez a las órdenes de nuestro fotógrafo, José Ignacio Lobo Altuna, los seis aspirantes, rodeados de sus respectivos equipos de comunicación, caminan firmes hacia el salón de plenos abierto en exclusiva para ellos. La presencia de los candidatos anima el ambiente de un Parlamento que, a la espera de que vuelva a llenarse tras los comicios, presenta un ambiente desangelado. La entrada al hemiciclo va acompañada del tópico habitual: «qué pequeño es en comparación a lo grande que se ve por la tele», señala alguien. Es el mismo efecto que produce entrar en la plaza del Ayuntamiento de Pamplona, que parece gigante en el chupinazo de Sanfermines y coqueta cuando uno pone los pies en ella. Uno de los asesores de Ciudadanos compara el pequeño tamaño de la Cámara de Vitoria con la magnitud del Congreso de los Diputados en Madrid. Un comentario que no termina de convencer a Mendia.

Eligiendo escaño

El caso es que para hacer una foto de grupo a seis con un fondo amplio a sus espaldas, el fotógrafo se las ve y se las desea. No es fácil encontrar un buen ángulo y se sube encima, literalmente, de la Mesa del Parlamento. La jefa de comunicación, Elena López de Aretxabaleta, encargada siempre de dar todas las facilidades posibles, bromea con el reportero gráfico: «Menos mal que no te está viendo la presidenta, Bakartxo Tejeria».

Entre foto y foto, hay tiempo para la distensión. Iriarte recuerda cómo alguna vez ha entrevistado a algunos de sus ahora contrincantes cuando era presentadora de ETB1. Y se muestra satisfecha de la nueva etapa abierta en su vida profesional. Los debutantes en el Parlamento prueban los mullidos escaños, con sus botones y teléfonos. Y coinciden en que son cómodos. «Algunos ya se han llegado a dormir y todo aquí», bromea, divertido, Urkullu.

Tras nuevas poses en grupo, los candidatos pasan una pequeña prueba. Deben elegir y probar un escaño para sentarse. El candidato del PNV, lógicamente, opta el que está a la derecha del estrado. Es el que ha ocupado en estos cuatro años, presidiendo la bancada del Gobierno, y que aspira a repetir hasta 2020. El mismo objeto de deseo de Iriarte y Alonso, aunque en el caso de la candidata de EH Bildu no está todavía decidido si será ella o la alavesa Miren Larrion la eventual candidata a lehendakari en una sesión de investidura. La socialista Mendia, por su parte, elige el escaño situado a la izquierda del atril, el mismo que ocupó en su día Patxi López. Todo un guiño en clave progresista. Zabala ocupa uno de la mitad, el de la «gente corriente», mientras De Miguel, sin miramientos, se sienta en uno al azar. Cualquiera le vale, pensará el cabeza de lista de Ciudadanos.

El fotógrafo lanza unos cuantos flashes más y libera por fin a los candidatos, que salen a la carrera, tras despedirse del resto. El hambre aprieta, por ejemplo a Alonso, con ganas de sentarse un rato en su casa vitoriana antes de seguir la marcha. Los compromisos vespertinos obligan también a preparar a conciencia los discursos, puntualiza Iriarte. Todavía sin familiarizarse con la Cámara, la aspirante independentista y Zabala se encaminan, sin querer, en dirección contraria, hacia la cafetería, ahora vacía. Pronto comprobarán que es un buen punto de reunión durante los plenos. Incluso para fraguar algún acuerdo. Franqueada la puerta de salida, el Parlamento queda otra vez desierto, a la espera de que arranque la legislatura. Afuera, en las calles de la capital alavesa, los candidatos compiten en velocidad en los anuncios electorales que han decorado estos días los tranvías. Veremos quién llega esta noche el primero a su destino.