Diario Vasco

Cuando el voto va en los genes

  • La familia tiene un papel importante en la transmisión ideológica. Así lo evidencian los protagonistas de este reportaje. Cinco abuelos que han contagiado a sus nietos la pasión por su partido y que representan a cinco de las formaciones que concurren a las elecciones. Un problema de última hora impidió la presencia de los simpatizantes de Ciudadanos.

Álvaro Menéndez y Fernando de la Torre. PSE-EE

«Decían que si no gobernaba el PNV todo se iba al garete y no fue así»

Lleva 31 años afiliado al PSE-EE pero antes estuvo «metido» en cosas de sindicatos. «Entonces eran ilegales y teníamos que hacerlo todo medio a escondidas», confiesa Fernando de la Torre, nacido en Guadalajara hace 72 años, aunque lleva más de 50 afincado en Errenteria. Siempre ha trabajado en la construcción, entre camiones y excavadoras. Defiende a capa y espada su partido y reconoce que «jamás» votaría a ningún otro. Y le gusta poner en valor los cuatro años de gobierno socialista con Patxi López como lehendakari. «Mucha gente decía que si se marchaba el PNV de Ajuria Enea todo se iba al garete, y está claro que no fue así. Creo que, al contrario, se hicieron muy bien las cosas». En cualquier caso, desea suerte a todos los candidatos y anima a que gane el mejor. Álvaro Menéndez, tiene 18 años y estudia Segundo de Bachillerato. Es uno de los tres nietos de Fernando. Él también pide el apoyo para los socialistas. Asegura que si vota al PSOE es porque «es hora de que todos juntos luchemos por una Euskadi más fuerte y más progresista y que, de una vez por todas, dejemos de pegarnos entre nosotros para ver quién es más vasco». A su juicio, «en un mundo cada vez más global añadir fronteras es algo absurdo».

Judith Santana y Agustín Santana. Podemos

«Parecemos masoquistas; aguantamos todo lo que nos echan»

Vallisoletano de 78 años, Agustín Santana lleva más de 50 en Lasarte-Oria, y durante 44 trabajó en la fundición Luzuriaga. Se define como una persona «de izquierdas». De hecho, en su juventud militó en el sindicato UGT. «Mi padre solía decir: '¡qué bien vamos a estar cuando vengan a gobernar Carrillo y La Pasionaria!', aunque nunca lo llegó a ver», recuerda, y confiesa que empezó a votar a Podemos en cuanto se creó porque le parece «una formación limpia, que no tiene corrupción ni sinvergüenzas, como sí tienen los viejos partidos». Agustín lamenta que «todo el mundo» ataca a Podemos cuando deberían «mirar a otros que no luchan ni por la libertad ni por la igualdad». Padre de cuatros hijos y abuelo de seis nietos, se considera un «auténtico indignado». Dice que ya es hora del cambio político y lamenta que «parecemos masoquistas porque aguantamos todo lo que nos echan». Su nieta Judith también vota al partido de Pablo Iglesias porque, a su juicio, «PP y PSOE no pueden traer el cambio que necesitamos ya». Esta estudiante de Marketing y Publicidad en AEG, de 18 años, se siente identificada con Podemos «porque es un partido nuevo, constituido por gente joven y que pone mucha ilusión y pasión en todo lo que hace».

Maialen Gurrutxaga y Marciala Olabarria. PNV

«Nos dan muchos votos, es verdad, pero no debemos confiarnos»

«El PNV es el partido que más confianza me ofrece». Marciala Olabarria tiene claro, a sus estupendos 92 años, a quién va a votar. Lleva toda una vida haciéndolo. Esta elgoibarresa asegura que el partido nacionalista es «el más asentado, el más sensato y el que mejor responde a los problemas y necesidades de la ciudadanía». Ha conocido a todos los lehendakaris, «todos muy buenos», pero confiesa que, por encima de todos, destacan Ibarretxe y Urkullu. Esta ama de casa que ha criado a tres hijos y seis nietos, anima a la gente a que salga a votar mañana porque «las encuestas nos dan muchos escaños, pero no hay que confiarse...». Su nieta, Maialen Gurrutxaga, de 24 años y licenciada en Química, siempre ha votado a EAJ/PNV, desde su primera vez el 22 de mayo de 2011, en las elecciones municipales y forales. Confiesa que desde pequeña había experimentado «el sentimiento abertzale en casa y la sensibilidad hacia ese partido». A los 19 se afilió porque era con la formación que más identificada se sentía, «por sus valores humanos, su compromiso con las personas que convivimos en Euskadi, y por la importancia que da a ser una nación». Concejala de euskera y promoción juvenil en Elgoibar, ha creado junto a una amiga una pequeña empresa de plásticos técnicos.

Ane Eizmendi y Ane Miren Linazasoro. EH Bildu

«Somos los ciudadanos los que debemos decidir el futuro»

A sus 83 años años, Ane Miren Linazasoro tiene una memoria y un aspecto fantásticos. «Ya me dicen que parezco más joven de lo que soy», comenta entre risas. Zarauztarra de nacimiento, lleva casi toda la vida afincada en Zumaia, donde se ha dedicado a cuidar de su familia; sus cuatro hijos y sus seis nietos. «Es lo que nos tocaba a las mujeres, 'levantar' nuestras casas...». Es votante de EH Bildu, pero siempre ha militado en Eusko Alkartasuna, desde el momento en el que se fundó este partido. Confiesa que su político preferido es, sin duda, Carlos Garaikoetxea. Para ella fue el mejor lehendakari. «Es una buena persona y muy buen político; sensato, noble y limpio». Y defiende que «son los ciudadanos los que deben decidir su futuro y si quieren o no la independencia». Ane Eizmendi es una de sus nietas. Tiene 27 años y considera que para que «Euskal Herria tenga un futuro próspero la mejor opción es EH Bildu». Y lo cree así porque comulga con las medidas que propone la coalición: «bajar a 35 horas la jornada laboral; crear 40.000 puestos de trabajo en el sector público; reconocer a todas las víctimas; derogar la LOMCE, y lograr la transferencia de Prisiones». Y además, «EH Bildu seguirá trabajando en el camino hacia la independencia».

Patricia Puértolas y Maruja Alonso. PP

«Los valores del PP son los que se ajustan a mi forma de pensar»

Maruja Alonso es una mujer muy dicharachera y activa. No ha perdido la sonrisa a pesar de que hace pocos meses enviudó. Nació en Vigo hace 85 años, pero de muy joven se trasladó a Tolosa, se casó con un donostiarra y desde entonces vive en Sebastián. Toda su vida la ha dedicado a cuidar de su marido, de su hija y de sus nietas, «que son mi mayor alegría. Me encantan esos miércoles cuando ellas salen de estudiar y vienen a comer a mi casa». Siempre ha votado al PP. «En otros tiempos votaba a Alianza Popular», confiesa. Subraya que «los valores y la defensa de la forma de concebir una sociedad son los que se ajustan a mi forma de pensar». Patricia Puértolas, su nieta, tiene 20 años y estudia Comunicación en la Universidad de Deusto. Igual que su abuela y que su madre, ella es del PP. Asegura que vota al partido de Rajoy porque está de acuerdo «con todos sus valores: son los más adecuados para la sociedad de hoy en día. Y yo me he educado con ellos». Además considera importante que su formación «defiende la unidad de España porque es el país en el que vivimos y la unión es lo que nos permite progresar». Y añade que «los vascos también somos españoles y nadie por negar esta realidad va a ser mas vasco».