Diario Vasco

«Aquí hay aún mucho sacerdote del templo que se rasga las vestiduras por temas como el euskera»

vídeo

En la silla de playa. La candidata Idoia Mendia no conocía la típica silla donostiarra, pero aceptó encantada la invitación para posar con ella. / LOBO ALTUNA

  • «Un buen resultado para el PSE sería seguir siendo influyente para construir Euskadi juntos con una agenda social»

Idoia Mendia no se cree las encuestas y confía en el pulso que le está dando la calle desde que arrancó la campaña electoral. La candidata a lehendakari por el PSE-EE reclama al PNV y a Podemos que sean claros con los ciudadanos y confiesa que un buen resultado sería que el PSE siga «condicionando la política vasca y siendo influyente para construir Euskadi juntos, con una agenda social, sin perder el tiempo enredándonos en lo de siempre».

-¿Qué supone para usted ser la primera mujer socialista que se presenta candidata a lehendakari?

-Sobre todo, responsabilidad.

-Las tres cabezas de lista son mujeres. ¿Imprime eso un carácter diferente? ¿Lo valora especialmente el sector femenino del partido y de los simpatizantes?

-Fue una apuesta mía porque creo que son dos mujeres que valen mucho. También porque en la sociedad vasca está pendiente la apuesta por la mujer y su implicación en todos los aspectos de la vida en primera línea. La gente del partido está muy contenta y orgullosa. Creo que hemos contribuido a feminizar el paisaje. Después de nosotros, otros partidos como Bildu, que ya preveía que podía darse la inhabilitación de Otegi, ha puesto también a tres mujeres al frente de sus candidaturas.

-¿Se ve compartiendo Parlamento con Maddalen Iriarte o Pili Zabala, que hasta ahora las conocía de otros contextos diferente?

-Creo que a ambas les va a costar coger el punto de vista. Primero porque Pili Zabala, además, es candidata a lehendakari y, más allá de su pasado como víctima del terrorismo, tiene que tener una mirada mucho más amplia. Yo en el Parlamento no me siento en el escaño como una mujer vizcaína y abogada, no voy a defender a un sector en concreto, debo tener una mirada más política. Maddalen viene del periodismo y tendrá que ver lo que es ser parlamentaria guipuzcoana en la Cámara vasca, defender allí las políticas de Bildu y a Gipuzkoa. La obligación debiera ser poder ser capaces de alcanzar acuerdos para la ciudadanía.

-Usted ha afirmado que «no se puede ir a hacer prácticas» al Parlamento. ¿Duda de la preparación de algunos candidatos?

-De Bildu sabemos cómo gestionó la Diputación y el Ayuntamiento de Donostia, y fueron unas experiencia nefastas para el territorio y para la ciudad. Podemos en las instituciones ha sumado sus votos a la pancarta de Bildu en contra del TAV, del Metro de Donostialdea, en contra de todo proyecto que signifique progreso. Y al Parlamento Vasco, que es cuadrado y no un círculo, hay que ir con las cosas bien estudiadas, bien preparadas, para poder hacer propuestas y alcanzar acuerdos con el resto de fuerzas.

-¿En la recta final de la campaña comienza a sentir cierto vértigo por lo que pueda pasar el 25-S?

-No. Estoy contenta con la campaña que está haciendo mi partido, con la movilización de la militancia y de los simpatizantes. Estoy teniendo las mismas sensaciones que tuve en las campañas pasadas, donde empezamos de menos a más. La movilización cada vez es mejor y el sentir de la gente cada vez es más positivo. Y teniendo en cuenta que las encuestas con nosotros no aciertan, encaro el 25-S con responsabilidad y optimismo.

-¿Se ha acostumbrado a verse en los carteles?

-Es un poco raro. Me siento mal. Cuando llego a mi calle, estoy metiendo la llave en el portal y de repente pasa un autobús con mi cara, me meto rápido. Lo cual es una estupidez porque todo el mundo te conoce. Pero sí.., es un poco extraño.

-¿No quiere que le vean mirándose a sí misma?

-(Risas).

-¿Pero se ve bien, se reconoce?

-Me he acostumbrado. Ya superé esa fase cuando era portavoz del Gobierno, que me veía fatal y pasaba en bloque las páginas del periódico o cambiaba el canal de la televisión. Tenía mucho pudor.

-Está casada con otro político socialista. ¿Es difícil aparcar el tema de la campaña cuando llega a casa?

-Fuera de campaña tratamos de hablar de otras cosas. Aunque como cualquier pareja, cuando uno llega a casa, si ha tenido un mal día o has tenido un éxito, lo comentas.

-¿Su marido es su consejero, pero también su crítico?

-Hombre, claro, es demoledor. Es el mayor crítico. Bueno, yo también con él. Es mutuo.

-En casa tendrá el voto asegurado, al menos con su marido. ¿Su hijo mayor es también fan suyo?

-Sí, de momento hay bloque en casa.

-¿Le ha molestado algo especialmente en esta campaña?

-Los ciudadanos en general son muy amables y respetuosos, aunque siempre encuentras personas que tienden más al insulto o a increparte. En la campaña lo que quizá me ha sorprendido ha sido la radicalidad con la que la mayoría de los partidos ha salido al paso de la iniciativa de los perfiles lingüísticos. El vídeo es de campaña y está hecho para llamar la atención, y realmente la propuesta que hay detrás es de revisión de perfiles y de fomentar la igualdad de este país. Cosa que no es ningún despropósito, se ha debatido en el Parlamento en esta legislatura, lo defiende el viceconsejero de Política Lingüística y otros partidos lo llevan en sus programas electorales. Me sorprende que todavía en Euskadi haya tanto sacerdote del templo, como en Jerusalén, que se rasga las vestiduras ante determinados temas. En este tiempo sin violencia los vascos debiéramos de ser mucho más laicos y ser capaces de discutir y de debatir sobre todo.

-Buscaba la polémica, pero al final se le ha venido encima con acusaciones de que no apoya el euskera

-No buscábamos tanto la polémica, sino llamar la atención sobre una cuestión que está en el sentir de muchos ciudadanos. Pero mucha gente ha confundido interesadamente los debates. Maddalen o la propia Larrion han confundido las políticas de fomento de uso del euskera con lo que son los perfiles lingüísticos y el acceso de la ciudadanía en general la administración. No tiene nada que ver. De hecho las políticas del uso del euskera que se están haciendo y se harán en los próximos años están diseñadas por los socialistas.

-¿Le ha dolido especialmente alguna declaración?

-No. Las declaraciones sitúan a cada uno en el lugar que le corresponde.

-¿Ni siquiera la de su compañera en el Gobierno Blanca Urgell?

-Blanca Urgell nunca fue del PSE, y ya hizo declaraciones desafortunadas en su etapa en el Gobierno que no voy a entrar a valorar.

-En el debate en ETB no logró que Urkullu aclarara si iba poner en marcha su plan de pensiones a dos velocidades. ¿Será una línea roja?

-Nosotros abogamos por la transferencia de la gestión de la Seguridad Social, no por la ruptura de la caja única, ésa es la primera diferencia que tenemos con el PNV. Nuestro modelo siempre va a ser el público, el que garantiza que todo el mundo tenga una pensión digna y no solo aquellos que puedan pagarse un complemento de pensiones privado.

-No hay una encuesta que les salve de caer en picado ¿Mina la moral del partido o de la candidata?

-No. A mí no me la mina y el partido está con muy buena moral. Es la encuesta de la calle la que te da el pulso. En junio, nos daban 0 o 1 diputado y saqué tres y subí en porcentaje de voto...

-¿Su liderazgo podría estar en juego si el PSE no sobrepasa los 8 escaños que le dan algunos sondeos?

-No he puesto ningún listón, pero los compañeros saben que mi puesto está a su disposición desde que salí elegida.

-¿Con qué resultado se sentiría orgullosa?

-No es fácil responder. Con el que garantice que el PSE va a seguir condicionando la política vasca y siendo influyente para seguir construyendo Euskadi juntos, con una agenda social y sin perder el tiempo enredándonos en lo de siempre.

-¿Perder 6 escaños, pero ser influyente sería un buen resultado?

-Prefiero no contestar. A mí lo que me interesa es ver qué se puede hacer al día siguiente, qué política vamos a hacer y la utilidad del PSE.

-Usted siempre ha defendido que cuando al PSOE le va bien a Euskadi también. ¿Le preocupa que el escenario en España no ayude?

-En Euskadi se está entendiendo muy bien la política de Pedro Sánchez. Sobre todo la decisión del comité federal, porque Sánchez no hace lo que le parece a él, sin más, él responde a lo que decidimos todos juntos en el comité federal y fue continuar siendo alternativa y votar no al PP y a Rajoy. En Samaniego el domingo era emocionante ver cómo me decía mucha gente: «Pedro Sánchez me ha devuelto el orgullo de ser socialista». Ése es el sentir de mucha gente y quiero pensar que eso también va a influir positivamente.

-Ha dicho que revisará los pactos con el PNV «si Urkullu se empeña en ir por la vía de la ruptura». ¿Esos acuerdos le suponen un lastre?

-No lo digo como un lastre, porque con la que está cayendo en Madrid, nosotros hemos demostrado que somos capaces de llegar a acuerdos. Pero si nos distraemos en debates identitarios, de patrias y banderas no vamos a estar poniendo toda la carne en el asador para defender cuestiones de empleo, derechos sociales, futuro y desarrollo industrial, por eso les advierto de que si ellos emprenden el camino de lo identitario y buscan el acuerdo con otros partidos, revisaré todos los pactos.

-¿Intuye que sea eso lo que pueda pasar a partir del día 26?

-Lo que reclamo a Podemos y al PNV es claridad porque hablan del derecho a decidir y se esconden detrás de vías canadienses o naciones forales o bilateralidades, pero no dicen la verdad a los ciudadanos.

-El acuerdo PNV-PSE es el más apreciado, según algunas encuestas. ¿También para usted?

-Es impepinable que vamos a tener que alcanzar acuerdos. Hay partidos con los que la forma de gestionar y la ausencia de principios fundamentales en este país, como es el mínimo ético, nos alejan de acuerdos de gobernabilidad de país. Con Podemos la verdad es que es una incógnita porque no sabemos lo que defienden. Apoyan el derecho a decidir, hablan como Bildu... Yo sí creo una cosa, a Euskadi cuando mejor le ha ido es cuando los socialistas hemos estado en esos acuerdos. Lo mejor en este país lo hemos construido entre nacionalistas y no nacionalistas, y si queremos realmente aprovechar todo el potencial que tiene Euskadi debiéramos hacerlo así.

-¿Preferiría un acuerdo de coalición? ¿Se ve en ese escenario?

-De momento no me veo en nada.

-El PNV se ha alegrado de los malos resultados del PSE en las encuestas...

-Del PNV te puedes esperar cualquier cosa, según quien hable.

-¿Lo que sí parece difícil es el pacto con Podemos y EH Bildu?

-Yo no lo veo.

-¿El no a Rajoy es inamovible?

-A día de hoy, la posición del PSOE es el no a Rajoy, el no al PP. No sé si en un futuro eso puede cambiar, yo no lo veo.

-¿Le gustaría que cambiara la postura hacia una abstención o prefiere unas terceras elecciones?

-No merecemos que Rajoy sea presidente. También es verdad que es difícil la alternativa porque ya tuvimos la oportunidad, votaron que no y hoy es más difícil que entonces.

-¿El futuro es entonces terceras elecciones?

-Rajoy ha dicho que va a volver a intentarlo. No sé, igual tiene algo en la cabeza.

-¿Llamar a Sabin Etxea?

-Seguro que habrá cruce de llamadas.

-¿Y si Rajoy se hiciera a un lado?

-Creo que facilitaría mucho, lo digo porque a otros partidos les resultaría más fácil, al menos, darle una pensada.

-¿A quién se refiere?

-A los que facilitaron que Pastor presidiera el Congreso y que conformaran las Mesas de las Cortes.