Diario Vasco

La campaña más dispersa llega al ecuador

La campaña más dispersa llega al ecuador
  • Empleo, políticas sociales, derecho a decidir y paz compiten en los mensajes de los candidatos

La campaña consume este jueves su séptimo día antes de entrar, mañana viernes, en su ecuador. Pese al debate televisivo, los candidatos han realizado la campaña con relativa normalidad.

Es el caso de Iñigo Urkullu (PNV), que ha seguido sin entrar al trapo del derecho a decidir que le tienden, con distintos objetivos, EH Bildu y PSE-EE. En un acto en Michelin de Vitoria, se ha comprometido ante los jóvenes a dedicar 1.000 millones para empleo.

Arnaldo Otegi (EH Bildu) ha participado esta tarde en un mitin en Errenteria, localidad que ha puesto como ejemplo de cómo "cerrar las heridas" de la violencia. Otegi ha emplazado al PNV a decidir si quiere una "autonomía con monarquía borbónica o una república independiente vasca igualitaria". También Pili Zabala, de Elkarrekin Podemos, ha hablado de autogobierno. En un acto en el Aquarium donostiarra, acompañada del diputado catalán Xabier Domenech, ha defendido una vez más la Ley de Claridad canadiense como vía para un pacto de "convivencia en Euskadi".

Por el contrario, Idoia Mendia dice que el PSE-EE quiere "acuerdos de país" y que estará "enfrente" de "quienes quieran dividir a la sociedad". Por ello, los socialistas han emitido un nuevo vídeo del 'raka raka' en el que Urkullu, Otegi o Zabala interrumpen a una pareja en actitud íntima.

El PP, por su parte, ha apostado por un vídeo en el que ve "injusto y discriminatorio" exigir el dominio del euskera como requisito indispensable para optar a un empleo público. El candidato de Ciudadanos, Nicolás de Miguel, habló de "reactivar la economía en Euskadi priorizando la ayuda a los autónomos vascos".