Diario Vasco

EH Bildu defiende un nuevo estatus ratificado en consulta e implementarlo independientemente de la postura del Estado

El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi, junto a las tres cabezas de lista de EH Bildu
El dirigente de la izquierda abertzale Arnaldo Otegi, junto a las tres cabezas de lista de EH Bildu
  • Plantea un programa concreto de desarme de ETA, la reparación de víctimas, la «vuelta» de presos y una retirada paulatina de las FSE

EH Bildu plantea en su programa de Gobierno una propuesta de nuevo estatus político que incluya el derecho a decidir y la realización de una consulta para su ratificación y se compromete a implementar "la voluntad" del nuevo estatus "independientemente de la posición del Estado español". Por otra parte, propone un programa concreto para el desarme de ETA, la reparación de las víctimas y la aprobación de una Ley vasca de Memoria histórica", además de impulsar una retirada paulatina de las FSE de Euskadi y un legislación ordinaria para la "vuelta" de los presos.

Los detalles de este programa de Gobierno, integrado por 720 medidas, 27 proposiciones de ley y 26 planes estratégicos, han sido dados a conocer este sábado en un acto que la coalición ha desarrollado en la localidad vizcaína de Gernika con la presencia del portavoz de la coalición soberanista, Arnaldo Otegi, junto a las cabezas de lista por los tres Territorios, Miren Larrion, Jasone Agirre y Maddalen Iriarte.

El programa de gobierno recoge una reflexión de Otegi, que ha sido inhabilitado para ser el candidato a lehendakari de EH Bidu, en la que asegura que durante la próxima legislatura se producirán en Euskadi "nuevos y amplios acuerdos, y se cimentarán nuevas bases ciudadanas como país" que, a su juicio, condicionarán los próximos 20 años.

En este sentido, defiende que los próximos años serán "decisivos" para que desde "la vía de la soberanía se desarrolle todo el potencial de que disponemos".

Soberanía

En el programa se apunta como uno de los "retos de Gobierno" el relativo a la soberanía y, en este sentido, EH Bildu afirma que trabaja por una ciudadanía "libre", dotada de herramientas necesarias para emprender procesos "emancipatorios". "Porque queremos y necesitamos construir una Euskal Herria libre, empoderada y dueña de su presente y su futuro".

Uno de los puntos incluidos es el del derecho a decidir y, en este sentido, defiende un nuevo "Pacto Social y Político" suscrito por la "mayoría política social y sindical" para "implementar la hoja de ruta de la soberanía ciudadana".

EH Bildu plantea una propuesta de un nuevo estatus político que, según explica, incluya el reconocimiento y la puesta en práctica del derecho a decidir. Además, incluye en su programa de gobierno una consulta ciudadana habilitante para la ratificación de la propuesta para un nuevo estatus político.

La coalición recoge su compromiso para respetar e implementar, "independientemente de la posición del Estado español", la voluntad del nuevo estatus político "democráticamente expresada por la ciudadanía vasca mediante la consulta habilitante".

Otro de los puntos dentro del reto de lograr "un país soberano" se refiere a "competencias y nuevos instrumentos". En este epígrafe plantea la creación de una comisión negociadora compuesta por todos los grupos para negociar las 37 competencias aún por transferir.

También incluye la creación de un Comité inter-institucional para la defensa e implementación de las decisiones adoptadas por el Parlamento vasco. Asimismo, aboga por crear un sistema de Seguridad Social vasco, un marco vasco de relaciones laborales y protección social, así como por desarrollar todas las políticas de empleo activas y pasivas y organizar y construir el sistema económico y financiero vasco.

Asimismo, defiende tener representación propia en organismos internacionales y crear organismos inter-territoriales oficiales "con el resto de territorios vascos".

Otro apartado hace referencia a la política internacional y defiende impulsar un acuerdo parlamentario para declarar Euskadi "territorio libre de TTIP y CETA". También plantea convocar una consulta ciudadana sobre los tratados y la creación de una Ley para la coordinación Ejecutiva de las Relaciones Internacionales del Gobierno vasco.

Paz

Por lo que se refiere al ámbito de la paz, EH Bildu contempla en su programa impulsar un debate "renovado" y el desarrollo de un plan de acción basado en cuatro ejes: reconocimiento y reparación de las víctimas, reintegración de personas presas y huídos de ETA, proceso de desarme de la banda armada y "desmilitarización" del territorio vasco.

En esta línea, abogan por definir un programa "concreto" para el desarme de ETA, "basado en experiencias como la colombiana" que cuente con la acreditación de organismos facilitadores internacionales.

Por otro lado, en lo que respecta a las víctimas, defienden la aprobación de una Ley Vasca de Memoria Histórica, el impulso de una Comisión de la Verdad que establezca las medidas de reconocimiento y reparación para las víctimas de toda vulneración de derechos humanos, la creación de un Consejo de Organismos Memorialista y el desarrollo de un Plan Estratégico para el derecho del reconocimiento, justicia y reparación de todas las víctimas de vulneración de derechos humanos.

Presos

En lo que se refiere a los presos de ETA, EH Bildu plantea en su programa el impulso de una "legislación ordinaria para la paz y la vuelta de personas presas y exiliadas", así como la asunción de todas las competencias en materia penitenciaria. Asimismo, apuestan por resolver "urgencias humanitarias" en torno a personas presas con enfermedades graves.

Por otra parte, propone un Plan Estratégico para la clarificación del modelo de Seguridad pública, así como la reforma de la Ley de Policía vasca e impulsar paulatinamente la retirada de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

En relación al sistema penitenciario, se compromete a abrir un debate social y crear una ponencia parlamentaria sobre el modelo penitenciario presente y futuro. También dice que reclamará con "determinación" la competencia en materia penitenciaria y plantea habilitar mecanismos para "prevenir la tortura y los malos tratos".

Otros de los retos que se incluyen en su programa de Gobierno son el rescate social, la gobernanza y otro relativo al futuro. En el primero de los apartados propone medidas como la jornada laboral de 35 horas, implantación del sueldo mínimo de 1.200 euros en todo el sector público, incluidas las subcontrataciones e incremento del peso del empleo público hasta un 21% para crear 40.000 nuevos puestos de trabajo.

También defiende la implantación de cláusulas sociales en las contrataciones públicas y propone pensiones mínimas de 1.080 euros y la creación de un sistema vasco público de Pensiones.

Otras propuestas son un cambio en la Ley de Renta de Garantía de Ingresos para la reducción del requisito de edad de los 23 a los 18 años; reducción del plazo de empadronamiento de los 3 años a uno; aumento de los intervalos de las unidades familiares y supresión del criterio de empadronamiento fuera de las unidades familiares. En materia de vivienda, plantea el desarrollo integral de la Ley de Vivienda y la regulación por ley de "una Euskal Herria sin desahucios".

Por lo que se refiere al TAV plantean una moratoria del proyecto y habilitar una consulta sobre el mismo, así como recuperar los 3.000 empleos destruidos en Osakidetza, y crear un fondo de 800 millones para un plan de regeneración industrial y empleo digno. Asimismo, en referencia a la fiscalidad plantea una reforma que incluya el impuesto sobre la riqueza y las grandes fortunas.

En materia de gobernanza, plantea reducir como mínimo un 25% los sueldos del Lehendakari y altos cargos, la creación de la Ley de Consultas y la cesión de la competencia para desarrollar consultas a entidades locales y ciudadanía, con carácter vinculante.

En otro apartado, referido al "futuro", defiende una Ley de Aborto libre propia, paralizar la LOMCE, una nueva Ley de euskera y que sea la lengua de trabajo en la administración y un Plan de retorno Juvenil para traer "a casa" a los jóvenes vascos.