Zegona, segundo accionista de Euskaltel, decepcionada con el resultado de su inversión

Clasifica en sus cuentas su participación como «activos disponible para su venta», aunque los acuerdos de integración de Telecable le impiden venderla en un año

V. AGUIRRESAN SEBASTIÁN.

La firma británica Zegona se ha mostrado «decepcionada» con la evolución de su inversión en Euskaltel, en la que se hizo con una participación del 15% del capital tras venderle el operador asturiano Telecable, y ha criticado la gestión de la compañía con sede en Zamudio. En su informe anual, Zegona remarca que a pesar de la «alentadora» perspectiva del mercado de las telecomunicaciones en España, está «decepcionada» con el descenso de la acción de Euskaltel desde el cierre de la venta de Telecable. Y destaca que, a 31 de diciembre de 2017, las acciones habían caido un 18,6% en comparación con el precio marcado al cierre de la venta de Telecable, lo que se ha traducido en el descenso del valor de su inversión en 41,5 millones de euros, hasta los 182,2 millones.

La firma resalta que su representante en Euskaltel ha estado «involucrado de forma activa» en el trabajo del consejo de administración y del comité estratégico, pero reconoce que están «decepcionados» de que esta participación no haya resultado en la «acción efectiva» que ven necesaria dentro del negocio de Euskaltel. En este contexto, afirma que seguirán vigilando de cerca la situación e informa de que ha clasificado en sus cuentas su participación en Euskaltel como «activos disponible para su venta». «Seguimos pensado que existe una oportunidad para generar una significativo valor adicional de Euskaltel, especialmente desde que cotiza con un descuento muy significativo en comparación con la mayoría de empresas del sector», agrega. Zegona afirma que las perspectiva de las telecomunicaciones en España «sigue siendo positiva», lo que ofrece a Euskaltel una «base sólida para el crecimiento».

Euskaltel sufrió en 2017 el castigo del mercado. Arrancó el ejercicio con 8,42 euros por acción y lo cerró en 6,79. En lo que va de año el valor no ha remontado. Ayer cerró a 6,78 euros. Kutxabank sigue siendo principal accionista de la cablera pilotada por el donostiarra Francisco Arteche, con un 21,32% del capital, por delante de Zegona, con un 15% y la Corporación Alba, que detenta el 9,35%. Analistas consultados a primeros de año sobre el castigo bursátil coincidieron en que era excesivo. Norbolsa reconocía que Euskaltel no cumplía con las previsiones, pero consideró que el mercado había sobrerreaccionado, pues «la generación de caja muestra estabilidad».

Euskaltel comunicó el 16 de mayo del año pasado la integración de la asturiana Telecable tras alcanzar un acuerdo con el propietario, el fondo británico Zegona, por un montante total de 686 millones de euros. La firma vasca conseguía así cerrar en apenas dos años las adquisiciones que le convertían en el operador clave del sector en el norte de España. En la segunda mitad de 2015 había cerrado la compra de la gallega R .

Compra a Carlyle

El valor de Telecable se acordó en 686 millones de euros, incluyendo 245 millones de deuda. Zegona recibió una contraprestación de 186,5 millones de euros en efectivo y 254,6 millones en acciones de la teleco vasca. Zegona había adquirido Telecable en 2015 al fondo estadounidense de capital riesgo Carlyle por 640 millones de euros. Con la venta a Euskaltel, la británica rentabilizó el 43% de aquella operación.

El acuerdo conllevó unos pactos parasociales relativos al futuro manejo de las acciones de Euskaltel por parte del inversor británico. ¿Durante cuánto tiempo se mantendrá este blindaje? Contando desde el 22 de mayo de 2017, hasta lo que suceda primero: o 12 meses a partir del cierre de la compra de Telecable o la aparición en escena de un tercero que lance una OPA por más del 30% de Euskaltel. Si lo que quiere Zegona es vender Euskalteles, no podrá hacerlo antes de fin de año; y después deberá hacerlo de manera controlada y en pequeños paquetes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos