Las inmobiliarias low cost, al acecho

Avelino Gómez

Aún no han irrumpido en el mercado vasco, pero el Ejecutivo ya previene ante un ‘fenómeno Uber’ en el sector de la compraventa y alquiler de pisos

Amaia Chico
AMAIA CHICO

La guerra de los taxis que este verano se ha desatado en algunas grandes ciudades por la irrupción de empresas de vehículos con conductor que ‘amenazan’ la supervivencia de los taxistas va camino de extenderse a otros sectores. La competencia de nuevos modelos de negocio no sujetos a las reglas que han regido los tradicionales, y la digitalización de infinidad de servicios hasta ahora prestados en oficinas físicas y con personal de carne y hueso tras los mostradores acechan también a otros mercados como el inmobiliario, donde empiezan a surgir empresas para la compraventa y alquiler de viviendas que prometen reducir hasta en un 95% los gastos de gestión.

El fenómeno aún no ha llegado a Euskadi. Pero el Gobierno Vasco ya previene, a través de un artículo publicado en la página del Observatorio Vasco de la Vivienda, de las “disrupciones” y los “rechazos” que las nuevas agencias inmobiliarias online pueden generar en el futuro en las tradicionales agencias que median entre propietarios y compradores o inquilinos.

Esas nuevas empresas, que ya han empezado a ocupar parte del mercado en Madrid o Barcelona, plantean una competencia “feroz”. Así lo califican desde el Ejecutivo de Vitoria, al constatar que aunque su margen de beneficio sea mucho menor, los 500 o 1.000 euros que cobran por gestión “independientemente del precio de venta o alquiler del inmueble” difícilmente podrán competir con el 3 o 5% sobre el importe de venta que facturan las agencias de toda la vida. Ese es, de hecho, el principal gancho de inmobiliarias online como Propertista, que ofrecen diferentes tarifas, desde los 295 más IVA (se venda o no) hasta los casi 3.000 (solo en caso de venta), en función de los servicios que se contraten, desde el básico de dar publicidad del inmueble en portales online o el más completo que ofrece “asistencia legal” durante todo el proceso de compraventa. Y que en su página web dispone incluso de una aplicación para calcular “el ahorro” que supondría para el cliente utilizar su servicio en vez del habitual.

“Este tipo de inmobiliarias llegan en un momento en el que el mercado vuelve a moverse y hay ganancia de pescadores”, apunta el artículo del Observatorio Vasco de la Vivienda, el portal que explora e informa sobre datos, evolución o cambios en materia de vivienda en Euskadi, pero también fuera de la CAV. “Por ahora, solo han atacado la venta y no el alquiler, pero al igual que ha pasado con las agencias de viaje”, desde el Gobierno Vasco auguran que en el futuro lograrán tener demanda. Y ahí, podrían empezar los problemas, y las quejas, para el sector de las agencias inmobiliarias tradicionales.

Fotos

Vídeos