Villate: «La automoción guipuzcoana tiene una gran oportunidad si entra en aeronáutica»

Ana Villate, en la sede de Hegan, en el parque tecnológico de Zamudio./PEDRO URRESTI
Ana Villate, en la sede de Hegan, en el parque tecnológico de Zamudio. / PEDRO URRESTI
Ana Villate, directora del clúster Hegan

«Las perspectivas del sector son optimistas, porque el tráfico aéreo crece un 5% anual y se necesitarán 35.000 nuevos aviones»

FERNANDO SEGURAZAMUDIO.

Las aerolíneas van a necesitar 35.000 aviones nuevos en los próximos veinte años, un enorme negocio para los fabricantes de componentes. Euskadi dispone de compañías punteras en este sector, como Rolls Royce-ITP (Bizkaia), Aernnova (Álava) y la guipuzcoana DMP, de menor tamaño que las anteriores, pero en constante crecimiento. Ana Villate, directora de Hegan (cluster de Aeronáutica y Espacio), considera que el País Vasco está bien posicionado para aprovecharse de la potente demanda de las aerolíneas y, en el caso de Gipuzkoa, anima a las empresas de automoción a introducirse en el sector aeronáutico.

- El sector aeronáutico es relativamente joven y sin embargo se ha convertido en uno de los más pujantes en Euskadi. ¿Cuáles son los motivos?

- Las primeras aproximaciones al sector vinieron de la mano de Sener, que comenzó a trabajar en aeronáutica en 1983, creando años después ITP. Se produjo una concatenación de circunstancias, en la que confluyeron el apoyo del Gobierno Vasco, la apuesta de Sener por este sector y la creación de Gamesa Aeronáutica como principal cliente de Embraer, una firma brasileña que confió en una empresa del País Vasco como proveedora. Se generó un caldo de cultivo entre Sener, ITP, Gamesa -luego Aernnova-, algunas pymes y el Gobierno Vasco que propició la creación del cluster Hegan. A todo esto hay que añadir la existencia de un ecosistema industrial natural. Ese conjunto de factores ha sido la base sobre la que se sustenta el desarrollo del sector.

- ¿Qué porcentaje del PIB vasco cabe atribuir a este sector?

- Basándonos en datos de 2016, la contribución al PIB vasco es del 1,2% y al 5,7% del PIB industrial. Las datos del 2017 serán parecidos, porque la facturación aeronáutica ha crecido, pero también el PIB vasco.

- En 2016 la facturación ascendió a 2.247 millones de euros, con un crecimiento del 16%. ¿Cuál es el resultado de 2017?

- No lo tenemos cerrado, pero esperamos que la facturación haya crecido un 4% y el empleo un 3%.

- ¿Y la previsión de 2018?

- Las ventas subirán alrededor del 4% y el empleo el 1%, pero lo sabremos con mayor seguridad cuando cerremos los datos de 2017 y tengamos la previsión de las empresas.

- Hubo ciertos nubarrones ante la falta de pedidos del Airbus 380 por parte de las aerolíneas. ¿El acuerdo con Emirates ha despejado el tema?

- El Airbus 380 no afecta especialmente a las empresas vascas. Se ha ido perdiendo trabajo paulatinamente, pero al mismo tiempo se han generado contratos con otros modelos de Airbus. La compañía tuvo un problema con el A-380, pero en contrapartida el A-320 ha sido muy exitoso y en la feria de París del año pasado se firmaron numerosos contratos de este modelo. Por tanto, las empresas vascas no se han resentido, como se demuestra por el incremento de facturación y empleo.

- ¿Cuáles son los principales clientes que están tirando de las empresas vascas?

- Estamos muy diversificados, desde Airbus hasta Boeing, pasando por Embraer, Bombardier, Safran, General Electric...

- ¿Cuál es la previsión de demanda futura de aviones y cómo incidirá en Euskadi?

- Las perspectivas son optimistas. Se prevé un crecimiento del tráfico aéreo del 5% anual, de manera que la flota de aviones de duplicará para 2036. Esto supone que se necesitarán 35.000 aeronaves nuevas, solo en el sector de pasajeros. A estas habría que añadir las de business-jet, militares...

- Un enorme mercado para la industria vasca...

- Así es. Hay que estar ahí y aprovechar ese crecimiento. También es cierto que están apareciendo fabricantes asiáticos. Tenemos que ser lo suficientemente competitivos como para captar parte del negocio que podría irse a otros continentes.

«Los clientes de nuestras empresas están muy diversificados: Boeing, Airbus, Embraer...»

«La principal debilidad del sector es el pequeño tamaño de las firmas y su fortaleza la tecnología»

- En Euskadi, el sector vivió un 2017 movido. ¿Cómo valora la compra del 100% de ITP por Rolls-Royce, tras adquirir este último las acciones de Sener? ¿Existe riesgo de deslocalización?

- Es una pregunta difícil de contestar, porque probablemente la respuesta no la tengan ni las personas que han llevado a cabo la operación. El compromiso de Rolls Royce Aero es el mantenimiento de su actividad en el País Vasco y en España, y que seguirá creciendo en empleo y facturación. También se ha comprometido a que mantendrá su propia identidad corporativa y que podrá seguir trabajando con otros clientes, como Pratt and Whitney.

- Aernnova adquirió el año pasado la estadounidense Brek, suministrador de Boeing. ¿Se vislumbran otras grandes operaciones?

- Creo que no, aunque todo puede ocurrir.

- No todo son operaciones 'estrella'. La eibarresa Alfa Precision Casting está pasado momento delicados. Parece que hay un inversor vasco del sector dispuesto a rescatarla. ¿Le consta que haya alguna operación en marcha?

- Prefiero no hablar de este tema. Están en negociaciones y es mejor no interferir.

- Alava cuenta con Aernnova, y Bizkaia con Rolls Royce-ITP y Sener. ¿Cómo valora la posición de Gipuzkoa en este sector?

- Las firmas guipuzcoanas son pequeñas, pero disponen de una tecnología sobresaliente y un enorme compromiso de los empresarios. Algunas son punteras, como DMP, pionera en aeronáutica y que ha logrado ser un proveedor estratégico para Turbomeca, un fabricante de motores para helicópteros. Animo a las empresas guipuzcoanas de automoción a que apuesten por este sector, seguro que encuentran oportunidades. La aeronáutica presenta dificultades, porque exige alta tecnología, pero cuando entras y demuestras que trabajas bien y con compromiso, ya no te vas.

- Este es un sector muy competitivo. ¿Cuáles son las flaquezas en Euskadi?

- El tamaño de las compañías. Así nos lo dicen nuestros clientes. Hay firmas que no empiezan a hablar con una empresa si no tiene más de 200 empleados. Este es un handicap a la hora de lograr contratos en Alemania, Francia o Reino Unido. El tamaño es clave, porque una compañía pequeña no puede afrontar las grandes inversiones y el compromiso a medio y largo plazo que exigen los programas aeronáuticos. Cuando vas de la mano de un cliente grande para suministrarle un componente, lo habitual es que te exija compromiso y riesgo. Desde que desarrollas un programa hasta que lo industrializas y le sacas rentabilidad, pueden pasar cuatro o cinco años, unos plazos difíciles de afrontar por una pyme. Pueden vender a las empresas que forman parte del cluster, pero no nos podemos quedar ahí.

- ¿Y las fortalezas?

- La calidad, la tecnología, el compromiso empresarial, el ADN industrial del país, la existencia de empresas tractoras y el apoyo de las administraciones.

- ¿Se puede decir que Euskadi se ha convertido en un polo industrial aeronáutico de referencia en España?

- Sí. Somos el tercero en España, detrás de Madrid y Andalucía. Hegan fue el primer cluster en el Estado y de los primeros en Europa.

- Otros buscan hueco. La Xunta de Galicia promueve un polo de este tipo en Lugo...

- Nosotros estamos bien consolidados en Europa y en España.

- La I+D es clave en aeronáutica. ¿Cuáles son los planes del clúster en este campo?

- Hemos estudiado las estrategias españolas y europeas, al tiempo que nos reunimos con todas las empresas que forman parte del cluster. Tras estos análisis, concluimos que los grandes retos son la automatización de procesos, el mecanizado convencional avanzado, la fabricación aditiva, la industria 4.0 y la mejora de procesos transversales, como la inspección y los ensayos no destructivos.

- ¿Qué resultados está dando el Centro de Fabricación Avanzada de Zamudio?

- Hegan y el cluster AFM colaboramos con este centro. Ambos trabajamos para lanzar la iniciativa, junto a las administraciones . Gran parte de la I+D+i, aunque no toda, relacionada con motores aeronáuticos se está desarrollando en el Centro de Fabricación Avanzada.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos