Vestas, el gran rival de Siemens Gamesa, también alerta de un recorte de resultados

Golpeada como la hispano-germana por la propuesta del Gobierno de EE UU sobre la fiscalidad de las renovables, la danesa reconoció ayer que su Ebitda mermará

J. DÍAZ DE ALDA SAN SEBASTIÁN.

Dicen que la risa va por barrios y, por lo que se vé, también en llanto. Si hasta ahora el foco de atención en el negocio mundial de los aerogeneradores se centraba en Siemens Gamesa -que prepara 6.000 despidos en todo mundo, el 23% de su plantilla-, ayer los malos augurios alcanzaron a su gran rival. La danesa Vestas anunció al mercado (como hiciera antes la hispano-germana) lo que se denomina en términos financieros como 'profit warning' que, en definitiva, no es más que reconocer que las cosas no van como tú pensabas y que tus números serán peores de lo que anunciaste un día.

El descalabro tiene su origen (en buena parte) en la última propuesta del Gobierno de Donald Trump sobre la fiscalidad a aplicar al sector de las energías renovables. Estados Unidos prepara un multimillonario programa para renovar y modernizar su red de generación eléctrica con la ambición de dar un inmenso protagonismo al sector 'verde'.

Pero los incentivos -siempre las primas...- han cambiado. De salir adelante la última propuesta, ese empujón fiscal sería de 1,5 centavos por kilowatio a la hora, lejos de los 2,3 con los que los gigantes del sector eólico contaban hace tan solo un año. De ahí que tanto Vestas (que solo en el día de ayer se dejó un 19% en Bolsa) como Siemens Gamesa (que repitió como el peor valor del Ibex, al caer un 4,23%) hayan acusado el golpe de semejante manera.

El aviso a navegantes de la danesa se resumió en un recorte del crecimiento previsto para este año del resultado bruto operativo (el Ebitda), que en lugar de crecer entre un 12% y un 14% lo hará más bien un 12% o, como mucho, un 13%. Las ventas, también afectadas, se situarán en un rango de entre 9.500 y 10.250 millones de euros. La empresa dio ayer a conocer sus números de los nueve primeros meses del año, periodo en el que el beneficio alcanzó los 599 millones, lo que supone casi un 4% menos que en el mismo periodo de un año antes.

Siemens Gamesa aún no ha comunicado cuál será el impacto de los despidos en su plantilla en Euskadi, donde ocupa a 700 personas. Los sindicatos confían en obtener esa información en una reunión convocada el próximo lunes. Mientras tanto, Siemens AG (la matriz industrial) comunicó un beneficio de 6.179 millones, un 11% más.

Fotos

Vídeos