El PSE trata de acelerar la reforma fiscal y pone como fecha límite el próximo día 11

El presidente del EBB, Andoni Ortuzar, conversa con la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, en el Forum Europa del pasado lunes. / EFE

Mendia sostiene que el Consejo de Finanzas deberá contar con ella para armar los Presupuestos. El PNV contempla la fecha como «referencia» pero reconoce que hay diferencias que pueden retrasar la consecución «de un buen acuerdo»

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Como esas sobremesas de sociedad gastronómica en las que la partida de mus se alarga de forma eterna hasta que uno de los jugadores avisa de que 'esta mano es la última', la secretaria general del PSE-EE, Idoia Mendia, planteó ayer que la negociación sobre la reforma fiscal que mantienen abierta su partido y el PNV tiene que resolverse para el próximo día 11, fecha elegida para que se celebre el Consejo Vasco de Finanzas. En el mismo, los diputados generales y los responsables de las haciendas de los tres territorios fijarán junto al Gobierno Vasco las previsiones recaudatorias para el próximo ejercicio, con las que se confeccionarán posteriormente los presupuestos de las cuatro instituciones. El PSE estima que para entonces, los actores que se sienten en la mesa del CVF deben disponer de, al menos, un borrador que contemple los «retoques» fiscales que se van a acordar, de forma que los cálculos que realicen tengan en cuenta esas modificaciones. Los jeltzales, por su parte, comparten la idoneidad de tener el acuerdo a punto para la cita del próximo miércoles, contemplan la fecha como «referencia» para que la negociación dé sus frutos, pero, según ha podido conocer , no descartan que la cuestión se alargue ya que «sigue habiendo diferencias». Aun así, no ven esta posibilidad como contraproducente, ya que «no sería la primera vez que tras un CVF se introducen correcciones a las previsiones».

El PNV sigue primando la consecución de «un buen acuerdo» antes que alcanzar una entente de forma precipitada. Sin embargo, los socialistas confiesan que la culminación de las negociaciones ya lleva varias semanas de retraso, y es que desde agosto todas las partes implicadas venían apuntando que la reforma se concretaría «en breve» y no finalizaría septiembre sin tener un boceto de las modificaciones en cada gravamen. Pero la negociación sufrió un inesperado embate la pasada semana después de que el diputado general de Bizkaia, Unai Rementería, mostrara públicamente la propuesta jeltzale en torno al Impuesto de Sociedades y que incluye la rebaja del tipo nominal de dicho tributo, pasando del 28% actual, al 25 o 24%, un planteamiento que choca de frente con la premisa socialista de no reducir tipos.

Las negociaciones en estos momentos se encuentran en el siguiente escenario. Los jeltzales tratan de explicar al PSE que la rebaja del tipo nominal en el Impuesto de Sociedades no tiene un impacto final en el tipo efectivo que pagan las empresas por sus beneficios, ya que también se plantean realizar cambios en las deducciones de las que se pueden beneficiar las compañías, de forma que se conviertan en más efectivas y no se resienta la recaudación. «Nuestro objetivo es que las empresas paguen mejor, no se plantea regalarles nada», defienden fuentes nacionalistas cercanas a la negociación. Y por el otro lado, los socialistas intentan convencer al PNV de que no es necesario rebajar el tipo nominal de IS para acometer una reorganización de las deducciones que incluye el tributo. «La reforma de 2013 ha sido efectiva sobre todo en el IRPF. En Sociedades podemos hacer algo más y creemos que debemos mirar a las deducciones», explican los de Mendia.

«Intensificar el trabajo»

«Vamos a ver si somos capaces de llegar a un acuerdo teniendo en cuenta las posiciones tan dispares que tenemos», admitió ayer la secretaria general del PSE. Los equipos técnicos de PNV y PSE continúan la negociación, explicó la líder socialista, pero para alcanzar o no un pacto «la fecha está clara». Mendia sostiene que «no hay que hacer una gran reforma fiscal, ya se hizo en el 2014 y ha sido una buena reforma. Ha permitido mantener unos niveles de bienestar en Euskadi y está demostrando también en este año de crecimiento económico unos buenos resultados de recaudación».

«Los que se sienten allí -en el CVF- tienen que tener claras las normas para fijar el techo presupuestario» Idoia Mendia, Secretaria general del PSE-EE

«Es el momento de intensificar el trabajo y redoblar los esfuerzos para alcanzar el acuerdo» Josu Erkoreka, Portavoz del Gobierno Vasco

«Si hay dos partes que tienen sus pretensiones, para el acuerdo tiene que haber cesiones por ambas» Unai Rementeria, Diputado general de Bizkaia

«Aún hay tiempo para aprobar uno o varios proyectos de modificaciones fiscales Ramiro González, Diputado general de Álava

Por parte del Ejecutivo vasco, fue su portavoz, Josu Erkoreka, el que afirmó que «no es momento de renunciar» a un acuerdo, sino de «intensificar el trabajo y redoblar los esfuerzos, más aun si cabe, para alcanzar el consenso necesario para sacar adelante las normas que vayan a hacer posible esta reforma fiscal». Erkoreka apuntó que el objetivo es alcanzar ese acuerdo «si es posible este mismo año y sin necesidad de demorar cuestiones que puedan ser resueltas en este momento».

El diputado general de Bizkaia, por su parte, señaló que los partidos «tienen que hablar» y «llegar a acuerdos», para lo que considera esencial que «ambas partes hagan cesiones». Su homólogo alavés, Ramiro González, reafirmó su confianza en que «en los próximos días» se presente un acuerdo sobre la reforma fiscal.

Fotos

Vídeos