El tráfico en el puerto de Pasaia presenta claroscuros en enero y febrero

Registró un alza del 17,2% respecto al mismo periodo de 2017, pero en febrero se movieron 32.000 toneladas menos que en enero

FERNANDO SEGURA

El puerto de Pasaia mantiene en los dos primeros meses del año una cierta recuperación frente a los datos registrados en el mismo periodo de 2017. En concreto, en febrero se movieron 234.290 toneladas, cuando en el mismo mes del año pasado fueron 209.754. El dato acumulado de enero y febrero registra un alza del 17,2%, al pasar de las 427.856 toneladas de 2017 a las 501.235 actuales.

Estos datos suponen un alivio para el puerto guipuzcoano, que el año pasado cerró con un descenso del 13,9% en el trasiego de mercancías en comparación con 2016. En 2017 se movieron 2,9 millones de toneladas, situándose en los niveles de 2013, cuando la economía vivía una recesión histórica. La práctica desaparición de la descarga de chatarra, una mercancía esencial para la dársena, no se ha compensado con ningún otro producto.

No obstante, este repunte hay que tomarlo con extrema precaución. El pulso es débil, porque el movimiento de mercancías bajó en 32.000 toneladas en febrero respecto a enero del ejercicio en curso. Por tanto, la evolución en los siguientes meses es una incógnita.

Si nos centramos en la comparación interanual, en enero y febrero de este año el repunte respecto los mismos meses de 2017 hay que atribuirlo principalmente al movimiento de productos siderúrgicos, con un incremento del 16,39%, hasta alcanzar las 224.426 toneladas. Otras mercancías que también han acumulado en este comienzo de 2018 un alza importante han sido las maderas (102%), abonos naturales y artificiales ( 86%), materiales de construcción (14%) y plataformas de transporte (20%). En el extremo opuesto se encuentra el cemento (-51%), los cereales (-51%) y la chatarra (-21%). Esta última mercancía sigue su acusada tendencia descendente, hasta el punto de convertirse en residual. En enero y febrero se han movido 10.630 toneladas, por debajo de los piensos y forrajes.

La exportación de automóviles se mantiene como una actividad básica para el puerto guipuzcoano. En los dos primeros meses del año se han movido 39.345 unidades, principalmente exportaciones de Mercedes (18.494), Opel (14.334) y Citröen (4.015).

Por lo que se refiere a la pesca, en febrero se movieron 2.247 toneladas, un 11,8% menos que en el año pasado. En el acumulado de los dos primeros meses (3.842 toneladas), el descenso ha sido del 6,9%.

El principal país de destino de las mercancías que parten de Pasaia es el Reino Unido, con los productos siderúrgicos en cabeza (50.000 toneladas). Bélgica ocupa la segunda posición (34.359 toneladas), con elevadas importaciones de vehículos. El tercer puesto es para Irlanda (13.175 toneladas) que, al igual que su vecino británico, recibe principalmente perfiles de acero.

Pasaia, a la cola del Estado

Los registros dados a conocer ayer por la Autoridad Portuaria de Pasaia coincidieron con el balance de 2017 realizado por el Ministerio de Fomento. Los 46 puertos españoles batieron récords, con 545 millones de toneladas movidas, un incremento del 6,96% respecto a 2016.

Pasaia fue el que presentó el peor resultado. El descenso del 13,9% le coloca a la cola del ranking, con gran distancia del siguiente, Sevilla (-5,6%). Los que más crecieron fueron Barcelona (26%), Gijón (18%) y Las Palmas (17,7%). Los cercanos Bilbao y Santander subieron un 6,9% y un 15,7% respectivamente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos