2017 termina con 471.000 parados menos y 490.000 empleos más

Un operario revisa uno de los vehículos en una planta de Barcelona./Reuters
Un operario revisa uno de los vehículos en una planta de Barcelona. / Reuters

La recuperación se resiente en el último trimestre del año, cuando se destruyeron más de 50.000 puestos de trabajo y el paro aumentó en 35.000 personas

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La mejoría del mercado laboral se resiente, al menos en el último trimestre del pasado año. En esta ocasión los servicios no han tirado del empleo y se han destruido 50.900 puestos de trabajo respecto al tercer trimestre anterior, algo que no ocurría desde 2013. De esta manera, el número de ocupados vuelve a perder la barrera de los 19 millones y se sitúa en 18.998.400 a cierre de 2017, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) publicados hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE).

De igual forma, el número de desempleados creció en este último cuarto trimestre: 34.900 parados más, lo que eleva el número total a 3.766.700. Este incremento trimestral cercano a los 35.000 no se veía tampoco en un cuarto trimestre desde 2012, por lo que puede decirse que la recuperación del mercado laboral pierde ritmo.

Sin embargo, 2017 en términos globales puede calificarse como un buen año. Así, España volvió a crear casi medio millón de empleos, concretamente 490.300, lo que sitúa la tasa anual de crecimiento en el 2,65%, 17 centésimas inferior a la del trimestre precedente. Y ya van cuatro años consecutivos generando empleo, en esta ocasión más que en 2016 y 2014 (cuando se crearon 413.900 y 433.900), pero menos que en 2015 (525.100).

A su vez, el número de parados disminuyó en 471.100 personas, lo que supone una caída del 11,12% y sitúa la tasa de paro en el 16,55%, dos puntos inferior a la que había en 2016. No obstante, se trata de una bajada menor que la registrada en 2016, 2015 y 2014, cuando el desempleo retrocedió en 541.700 personas, 678.200 y 477.900, respectivamente.

El mejor nivel desde 2008

En cualquier caso, tanto el empleo como el desempleo terminan el año en mejor posición que los ocho ejercicios precedentes, por lo que habría que retrotraerse a 2008 para obtener mejores resultados. Y es que en los últimos cuatro años se han creado más de dos millones de puestos de trabajo, algo que aún así resulta insuficiente para volver a los niveles previos a la crisis, cuando había 20,7 millones de personas ocupadas, por lo que nos falta recuperar 1,7 millones de empleos.

Por su parte, el desempleo ha caído diez puntos en los últimos cuatro años, cuando se inició la recuperación de un mercado laboral golpeado por dos crisis financieras, hasta situarse en la tasa actual del 16,5%, lo que significa algo más del doble de la que había en 2007: 7,9%.

La mayor parte de los empleos creados el ejercicio pasado se concentraron en el sector privado, con 401.600 nuevos puestos de trabajo (+2,6%), frente a 88.600 empleos creados en el sector público (+2,9%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos