Euskadi mantiene las 35 horas hasta que el Estado decida si revisa la norma

Oficina de Bizilagun del Gobierno Vasco en Donostia. /J.V.
Oficina de Bizilagun del Gobierno Vasco en Donostia. / J.V.

Erkoreka señala que modificar la jornada a los 70.000 empleados públicos autonómicos supondría un «enorme esfuerzo organizativo»

DV SAN SEBASTIÁN.

El Gobierno Vasco no va a «precipitarse» y va a mantener la jornada laboral de 35 horas semanales para sus 70.000 empleados públicos ya que, según afirmó ayer su portavoz, Josu Erkoreka, el Ejecutivo central se está «planteando seriamente» la revisión de la normativa básica del Estado en esta materia -que contempla 37,5 horas semanales de trabajo-, con la posibilidad de volver a esa jornada laboral también en su Administración General.

Erkoreka respondió de esta forma ayer en el pleno de control en el Parlamento de Vitoria a una interpelación de la parlamentaria de EH Bildu, Rebeka Ubera, sobre los pasos que va a dar el Gobierno autonómico tras la decisión del Tribunal Supremo de anular el decreto vasco que establece la jornada de 35 horas semanales para sus funcionarios.

«El Gobierno Vasco no se va a precipitar en tomar decisiones que tengan que ver con la jornada laboral de sus empleados públicos justo cuando el central está planteando seriamente» y de manera «explícita» la revisión de la normativa básica en la materia, replicó Erkoreka. El también consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno indicó que supondría un gran esfuerzo organizativo cambiar una jornada que «puede quedar en agua de borrajas» si el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, «en una humorada, se le ocurre modificar, como viene anunciado», esa jornada.

Sin embargo, Montoro ha manifestado en las últimas semanas la preferencia del Gobierno central de reducir la jornada laboral a 35 horas para los funcionarios que trabajan a turnos, pero no generalizarla para todos.

«No vamos a ir al monte, pero tampoco vamos a precipitarnos», añadió Erkoreka, quien insistió en que una modificación de la jornada «supondría abordar un esfuerzo organizativo radicalmente contrario a la racionalidad si al cabo de un mes o mes y medio tenemos que volver todo a la situación original».

Durante su intervención, la parlamentaria de EH Bildu censuró la actitud «recentralizadora» del Gobierno de España, apeló a defender las competencias de Euskadi y criticó que se «deje a Montoro un papel de virrey cuando somos lo suficientemente maduros como sociedad para llegar a acuerdos». El portavoz del Ejecutivo vasco dijo coincidir «al 100%» en el diagnóstico realizado por Ubera y se quejó de que en los últimos años «el Estado, las Cortes Generales y el Tribunal Supremo han actuado conjuntamente para recortar» las competencias vascas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos