Diario Vasco

El paro baja del 20% por primera vez en seis años y se sitúa en el 18,9%

vídeo

Desempleados en una oficina del Inem. / Afp | Atlas

  • El número de desempleados descendió en 253.900 personas este trimestre, hasta un total de 4,3 millones, al tiempo que se crearon 226.500 puestos de trabajo, el mayor incremento desde 2005

Y por fin, seis años después, la tasa de paro bajó del 20%. Y lo hizo con holgura, puesto que se situó en el 18,91% en el tercer trimestre de 2016, según los datos de la Encuesta de Población Activa publicados hoy por el INE. Esto supone que descendió casi un 1,1% respecto al segundo trimestre (un 2,27% en tasa interanual) y logra el mejor dato desde el último trimestre de 2009, cuando fue del 18,66%. Lejos queda ya aquel máximo que se marcó a principios de 2013, cuando rozó el 27% de desempleo.

El gran motor del empleo en este trimestre ha venido de la mano de la excelente campaña turística que ha vivido el país. Así, el número de parados de julio a septiembre se ha reducido en 253.900 personas (-5,55%) y se sitúa en 4.320.800. Pese a estos buenos datos, cabe reseñar que hay una ligera desaceleración, puesto que en el mismo periodo de 2015 el desempleo se redujo en casi 300.000 personas. De igual manera, se mantiene la tónica de caída de la población activa (aquellas personas que están en edad y disposición de trabajar) y en el tercer trimestre del año descendió en 27.300 hasta los 22,84 millones de activos en el país y una tasa del 59,28%.

Lo que sí se ha incrementado es el número de ocupados, en 226.500 personas (1,24%), en esta ocasión más que en 2015, cuando lo hizo en 182.200, hasta el punto de convertirse en el mayor incremento de empleo desde 2005. Así, el número total de ocupados superó los 18,5 millones, el mejor dato desde hace cinco años pero todavía lejos de los 20 millones que había antes de la crisis. En los 12 últimos meses el empleo no se ha incrementado en ese medio millón ansiado por el presidente Mariano Rajoy pero casi: 478.800 personas (concretamente 216.300 hombres y 262.600 mujeres) lograron un puesto de trabajo. El sector privado fue el verdadero artífice de este empuje: ha creado 461.300 empleos en el último año frente a los 17.500 del sector público.

Por sectores, donde más aumentó la ocupación en este trimestre fue, lógicamente, en los Servicios (178.700 más), seguido de la industria (34.200) y construcción (29.900). Por el contrario, descendió en la agricultura con 16.300 trabajadores menos.

Por comunidades, todas las regiones, salvo Murcia, aumentaron el número de ocupados, pero la mayor subida la lideró Cataluña (42.700 más), Castilla y León (32.100) y Baleares (25.400). Si se habla de paro, los mayores descensos se dieron en Cataluña (51.100 menos), Madrid (41.800) y Valencia (29.200), mientras que aumentó en Murcia (7.800 más) y País Vasco (4.600 más).

A tiempo completo

El empleo a tiempo completo subió en 330.500 personas, mientras que el de tiempo parcial disminuyó en 104.000, de forma que se redujo el porcentaje de personas que trabajan por debajo de la jornada habitual (al 14,56 %).

El número de autónomos creció en 10.900 personas, mientras que se redujo el de trabajadores independientes y empresarios sin asalariados (en 9.200) y aumentó el de ayudas familiares (en 12.200).

El número de asalariados subió en 216.800 personas, incremento basado exclusivamente en el aumento de los contratados temporales (245.900 personas), ya que el de indefinidos disminuyó en 29.100, lo que hizo subir la tasa de temporalidad un punto, hasta el 26,96 %, la cifra más alta desde finales de 2008.

El empleo se incrementó en todos los grupos de edad, salvo en los de 35 a 49, que disminuyó un total de 44.300, y, en función del sexo lo hizo más entre los hombres (141.700 más) que entre las mujeres (84.900); mientras que por nacionalidad subió principalmente entre los españoles (196.800 personas), frente a los extranjeros (29.700).

A tiempo completo

El empleo a tiempo completo subió en 330.500 personas, mientras que el de tiempo parcial disminuyó en 104.000, de forma que se redujo el porcentaje de personas que trabajan por debajo de la jornada habitual (al 14,56 %).

El número de autónomos creció en 10.900 personas, mientras que se redujo el de trabajadores independientes y empresarios sin asalariados (en 9.200) y aumentó el de ayudas familiares (en 12.200).

El número de asalariados subió en 216.800 personas, incremento basado exclusivamente en el aumento de los contratados temporales (245.900 personas), ya que el de indefinidos disminuyó en 29.100, lo que hizo subir la tasa de temporalidad un punto, hasta el 26,96 %, la cifra más alta desde finales de 2008.

El empleo privado aumentó en 217.700 personas, hasta los 15.523.600, y el empleo público creció en 8.900 hasta los 3.003.900.

El empleo se incrementó en todos los grupos de edad, salvo en los de 35 a 49, que disminuyó un total de 44.300, y, en función del sexo lo hizo más entre los hombres (141.700 más) que entre las mujeres (84.900); mientras que por nacionalidad subió principalmente entre los españoles (196.800 personas), frente a los extranjeros (29.700).

Los mayores incrementos de ocupación se dieron en Cataluña (42.700), Castilla y León (32.100) y Baleares (24.400), mientras que se observaron descensos en Murcia (5.600).

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate