Los trabajadores de Edesa pedirán a las instituciones vascas que arrimen el hombro

El comité prepara movilizaciones, y las centrales ELA y LAB buscan un grupo de trabajo para una solución «seria y solvente» al margen de los catalanes

J. D. A. SAN SEBASTIÁN.

Los 151 trabajadores que aún se mantienen en la plantilla de Edesa Industrial no se dan por vencidos. Saben lo que es resurgir de las cenizas de una compañía quebrada y no pierden la esperanza de que se pueda intentar por segunda vez. Pero necesitan ayuda. Fuentes del comité de empresa explicaron ayer a DV, tras una concentración ante la fábrica de Garagartza, que las centrales ELA y LAB harán en breve un llamamiento a la colaboración entre las instituciones, Fagor S Coop. (propietaria de la marca Fagor), los sindicatos y el administrador concursal de la empresa para intentar buscar «una salida seria y solvente y, sobre todo, alejada de esta pesadilla y de CNA».

En paralelo, iniciarán una serie de movilizaciones en distintos puntos (Basauri y Arrasate en primera instancia) para dar a conocer su situación. La empresa, que vive momentos oscuros, ha anunciado que despedirá a todos sus empleados menos a doce o trece.

Los empleados del fabricante de Electrodomésticos de Arrasate no quieren ni oír hablar de esa supuesta propuesta meramente comercial que la firma catalana les ha avanzado que les presentará durante el periodo de consultas del ERE.

De hecho, explican que están ya muy cansados, por no decir hartos, de los actuales gestores, a los que acusan de una falta total de transparencia y de un proceder nefasto en el plano empresarial. «Creemos que la empresa es solvente, pero hace falta ayuda», explicaban las mismas fuentes, que, sin embargo, son consciente de las dificultades de arrastrar a organismos como el Gobierno Vasco o las diputaciones cuando la empresa aún está en manos de una CNA que, hay que decirlo, sigue pagando las nóminas.

De otra parte, el Ayuntamiento de Arrasate (al que Edesa Industrial debe 130.718,38 euros) expresó ayer su «total apoyo» a los trabajadores (también a los de Geyser Gastech, que va a ser liquidada) y reiteró su voluntad de «colaborar con las instituciones vascas en todo lo que tenga como finalidad hacer frente a los despidos».

El Partido Popular del País Vasco, por su parte, reclamó al gabinete de Iñigo Urkullu que «no abandone a la plantilla de Edesa Industrial». La secretaria general de los populares, Amaya Fernández, cargó contra la «huelga de brazos caídos del Ejecutivo en el sector industrial».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos