Sindicatos avisan que el Gobierno Vasco busca privatizar los servicios de empleo de Lanbide

Oficina de Lanbide en Eibar. /Morquecho
Oficina de Lanbide en Eibar. / Morquecho

AGENCIAS

Los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT han advertido este lunes de la intención del Gobierno Vasco de «privatizar», «externalizar» y «subcontratar» los servicios públicos de orientación, intermediación y formación en empleo de Lanbide y en cambio centrar sus funciones en la gestión de las prestaciones sociales.

Esta es una de las críticas que han expuesto representantes sindicales de Lanbide en su comparecencia en la comisión de Empleo del Parlamento Vasco para denunciar la «opacidad» del nuevo modelo de gestión de Lanbide que quiere «imponer» el Departamento de Políticas Sociales y Empleo que dirige Beatriz Artolazabal.

Durante la comparecencia, delegados de los cuatro sindicatos se han concentrado frente a la sede de la Cámara con una pancarta en que se leía «No a un nuevo modelo de Lanbide. Sí a la negociación, no a la imposición».

El Departamento de Artolazabal ya ha llevado a cabo programas piloto del nuevo modelo en varias oficinas de Lanbide y la pasada semana dio a conocer el plan que se implantará en estas oficinas, unos días después de la huelga que los trabajadores llevaron a cabo, el pasado 10 de mayo, en protesta por la falta de transparencia y negociación a la hora de elaborar este documento.

Los representantes sindicales han reclamado la paralización del nuevo modelo, la negociación «desde cero» y la preservación de las funciones asignadas a Lanbide en materia de formación, orientación e intermediación de empleo.

Eva Arrieta (ELA) y Juan Manuel González (UGT), en nombre de los cuatro sindicatos, han denunciado que el plan contempla que los trabajadores de Lanbide se dediquen a gestionar principalmente las prestaciones sociales como la Renta de Garantía de Ingresos (RGI).

Mientras, han criticado, se pretenden externalizar los servicios de empleo a entidades colaboradoras derivando a los desempleados a las mismas.

«Opacidad», «imposición», «despotismo ilustrado» son algunas de los calificativos que los dirigentes sindicales han vertido contra el Gobierno Vasco debido a la falta de negociación para implementar el plan.

En este sentido, han reiterado que los sindicatos «no han participado» en el proceso de diseño del nuevo modelo y no han tenido la oportunidad de presentar aportaciones.

Reacciones de los partidos

Una afirmación que ha negado el parlamentario del PNV Jon Aiartza, quien ha dejado claro que le «consta» que sí que ha habido reuniones de sindicatos con la dirección de Lanbide, así como «intercambio» de documentación entre ambas partes y aportaciones sindicales a «diferentes textos».

Gloria Sánchez, del PSE, partido que sustenta al Gobierno Vasco junto con el PNV, ha reconocido la necesidad de una «mayor transparencia» en la puesta en marcha del modelo del Lanbide con una «mayor negociación» con los sindicatos. «La participación de los trabajadores es fundamental», ha remarcado.

Nerea Kortajarena (EH Bildu) también ha defendido un acuerdo amplio para dicha reforma en Lanbide y ha mostrado su preocupación por ese «modelo público-privado» que se plantea.

Jon Hernández (Elkarrekin Podemos) ha constatado que el nuevo modelo de Lanbide nace «mal» por la falta de negociación y ha alertado de que la búsqueda de empleo quede en el «ámbito privado» y que el servicio se centre en gestionar las prestaciones sociales.

Por su parte, Mari Carmen López de Ocariz (PP) no ha dado su opinión sobre las críticas sindicales y se ha limitado a señalar la necesidad de seguir trabajando en la reforma de Lanbide y de la Ley de la Renta de Garantía de Ingresos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos