Siemens Gamesa se hace con el contrato para otro megaparque marino en Holanda

La división eólica 'offshore' suma pedidos en un negocio incipiente pero que supone una apuesta de futuro

V. AGUIRRE SAN SEBASTIÁN.

El gigante eólicio surgido de la fusión de este área de negocio de la alemana Siemens y la vasca Gamesa suma nuevos encargos a su cartera de pedidos de la división 'offshore' que, pese a ser aún solo un nicho de mercado, supone una apuesta de futuro. La compañía confirmó ayer que, a través de su filial Siemens Wind Power, ha recibido un pedido de 94 turbinas, con una potencia total de 752 megavatios (MW), para el parque eólico marino Borsele 1 y 2, en aguas de Holanda y propiedad de Dong Energy.

La firma dio traslado ayer a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que el comienzo del suministro de turbinas eólicas está previsto para el primer trimestre de 2020 y se prevé que este parque 'offshore' entre en operación a finales de dicho ejercicio. El contrato incluye el diseño, fabricación, entrega, instalación y puesta en marcha de las turbinas, así como un contrato de servicios y un acuerdo de venta de repuestos.

El acuerdo fue anunciado el pasado julio, aunque se encontraba sujeto a la notificación de efectividad por parte de Dong. El parque comprende un área de 128,3 kilómetros cuadrados y se ubicará a 22 kilómetros de la costa holandesa, en la provincia de Zeeland, a una profundidad de entre 14 y 38 metros.

Con los 752 MW de las máquinas suministradas para Borssele 1 y 2 se podría abastecer el consumo anual de un millón de hogares. Las turbinas de este proyecto se engloban en la plataforma 'direct drive offshore' de Siemens Gamesa, de las que ya se han instalado más de 200 máquinas de 6 y 8 MW en parques eólicos marinos.

Siemens Gamesa y Dong Energy ya habían colaborado previamente en varios proyectos 'offshore', entre los que destacan los de London Array, West of Duddon Sands y Westermost Rough en Reino Unido; Anholt en Dinamarca, así como Borkum Riffgrund 1 y Gode Wind 1 y 2, ubicados en aguas alemanas.

Suma y sigue

El contrato anunciado ayer da continuidad a una cartera de pedidos que el pasado 2 de junio recibió el encargo para suministrar 112 megavatios (MW) a la eléctrica alemana EnBW para su parque eólico marino Albatros, que se instalará en aguas del Mar del Norte. Se trataba del primer proyecto 'offshore' que anunciaba la compañía desde la fusión entre la vasca y la germana.

Además, también es el primer proyecto eólico marino en el que el grupo ofrece una solución completa a su cliente, que va desde el suministro de los aerogeneradores hasta la conexión a la red. La instalación de este parque se realizará en paralelo a la del proyecto Hohe See, de 497 megavatios, también encargado por EnBW. Los trabajos comenzarán en la primavera de 2018 y su puesta en marcha se espera para 2019.

Además, la compañía se ocupará de los trabajos de operación y mantenimiento durante cinco años. Ambos proyectos están situados a 90 kilómetros al norte de la isla de Borkum, en el Mar del Norte.

Y también a finales de junio Siemens Gamesa colocó en sus cimentaciones los cinco aerogeneradores flotantes que forman parte del parque Hywind Scotland de 30 megavatios, el mayor proyecto eólico flotante del mundo. En esta instalación escocesa pionera, el fabricante de aerogeneradores ha colaborado con la compañía noruega Statoil para desarrollar un concepto de parque 'offshore' comercial a gran escala y eficiente en coste.

Fotos

Vídeos