El sector papelero vasco confía en repetir este año las buenas cifras de 2017

Interior de la papelera Aralar. /Iñigo Royo
Interior de la papelera Aralar. / Iñigo Royo

Las exportaciones suponen ya el 54% de su facturación

Pilar Aranguren
PILAR ARANGUREN

El sector papelero vasco confía en repetir este año las buenas cifras alcanzadas en el pasado ejercicio y que le llevaron a incrementar la facturación y las exportaciones, aunque deberá afrontar varios retos, como los altos precios de las materias primas y la energía, así como la desfavorable paridad del euro con el dólar. Estas son las principales conclusiones que se extraen de los resultados dados a conocer este jueves por el Clúster del Papel de Euskadi, que celebra su asamblea anual, en un ejercicio simbólico, ya que cumple veinte años.

Respecto a los datos del año pasado, el Clúster destaca que se trató de un ejercicio «agridulce» precisamente por las dos cuestiones mencionadas anteriormente. Y es que mientras se congratula de los buenos resultados, señala que el incremento de los precios de las materias primas y el cambio del euro frente al dólar, que ha perdido fuerza, «redujeron los márgenes de forma importante». Además, añade que la mejora de los precios de venta, cuando los hubo, no permitió compensar los incrementos de costes. Una situación que de entrada no prevén que cambie este año.

En este contexto, el Clúster destaca que la producción de pasta y papel se acercó a los 1,4 millones de toneladas, aunque acusó el cierre de las plantas de Ecofibras y Celulosas Aranguren de Zalla. En lo que respecta a la facturación, alcanzó los 1.115 millones, de los que los fabricantes de pasta y papel sumaron 762. Por su parte, el conjunto de proveedores del sector (forestal, comercializacíon de materias primas, bienes de equipo, consumibles, equipos auxiliares, equipos de control y medida e ingenierías) vendieron por valor de 247 millones. Finalmente, los manipulares y transformadores de papel facturaron 106 millones.

Las exportaciones de las empresas asociadas al clúster alcanzaron los 602 millones, lo que supone ya el 54% del total. En lo que respecta al destino de las mercancías, pierde peso el mercado europeo y lo ganan Africa, Oriente Medio y Asia. El mercado europeo, pese a retroceder, se mantiene como el principal destino, con el 58% de las ventas al exterior: Oriente Medio y Africa escalan hasta el 14%, la misma cifra que Asia, mientras que el continente americano sube hasta el 13%.

Desglosado por sectores, los fabricantes de pasta y papel exportaron por 431 millones, los proveedores del sector alcanzaron los 96 millones y los transformadores y manipuladores sumaron 75 millones.

La buena marcha de la actividad del sector hizo que el empleo directo creciera un 7%, hasta alcanzar las 2.157 personas, con «una alta calidad», según destaca el sector, ya que 92% de los empleos son fijos. Además, generó 6.500 puestos de trabajo indirectos.

Después de las fuertes inversiones del ejercicio anterior, el sector papelero y de bienes de equipo logró el año pasado mantener su ritmo hasta alcanzar los 24 millones. En la última década ha superado los 400 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos