El salario mínimo para acogerse a la nueva deducción será de 1.251 euros

A. ALGABA SAN SEBASTIÁN.

La subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) también tiene un hilo directo con la reforma fiscal vasca. Y es que el anteproyecto de modificaciones tributarias apunta que las empresas que quieran acogerse a deducciones por creación de empleo, deberán abonar al empleado indefinido que incorporen un salario mínimo un 70% superior al SMI. Teniendo en cuenta el incremento del 4% previsto para 2018, la mensualidad a pagar a estos trabajadores debería superar los 1.251 euros para poder tener derecho a esa bonificación en la factura del Impuesto de Sociedades.

Esto puede suponer un cambio de planes para muchas compañías que tenían previsto incorporar personal el próximo ejercicio, pero que al ver limitada su capacidad para acceder a esas deducciones, podrían adelantar a estos últimos días de 2017 la contratación de nuevos empleados. En este momento, los únicos requisitos, prácticamente, para poder beneficiarse de estas deducciones se limitan a «incorporar una persona con contrato laboral de carácter indefinido», sin añadir requerimientos en torno a su salario. La cuota líquida deducible es de 4.900 euros.

Sin embargo, la reforma fiscal, que entrará en vigor con carácter retroactivo a 1 de enero de 2018, además de imponer un salario mínimo, apenas eleva el límite deducible hasta los 5.000 euros y pone como tope bonificable el 25% del salario bruto de la persona incorporada.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos