¿Sabes cuántos guipuzcoanos viven de rentas?

¿Sabes cuántos guipuzcoanos viven de rentas?
Lobo Altuna

22.800 en el territorio y 7.801 en Donostia. Son los conocidos como rentistas. La mayoría de sus ingresos proceden de los rendimientos que les aportan sus acciones fondos de inversión, alquiler de inmuebles...

DAVID TABERNASan Sebastián

Ha sido uno de los grandes misterios. Un enigma. Se les ves por las calles, pero no se les reconoce. Responden a una sentencia que se suele escuchar con asiduidad: «Donostia es una ciudad de rentistas». Muchos comerciantes del centro dan fe ello: «Hay gente, de todas las edades, que no trabaja, que viene todos los días, mañana y tarde, mira, a veces compra, a veces no...». ¿Serán muchos? ¿Pocos? El misterio ahora queda desvelado: en la capital guipuzcoana, la ciudad de las estrellas Michelin y el metro cuadrado más caro del Estado, el número de personas cuyos ingresos principales proceden de las rentas de capital asciende a 7.801. Suponen el 7,7% de los contribuyentes donostiarras que hacen la declaración de la Renta, según los datos que maneja la Hacienda foral.

Esos casi 8.000 donostiarras viven gracias a los beneficios que les procuran sus acciones en Bolsa, sus fondos de inversión, el rendimiento de los inmuebles que tienen en alquiler, ya sea convencional o para uso vacacional... Lo cierto es que, pese a lo que se pueda pensar, la categoría de rentistas no es propia del ADN donostiarra. Ni mucho menos. En el conjunto de Gipuzkoa el volumen de personas que viven fundamentalmente gracias a las rentas de capital es de 22.800, el 6,1% del total de contribuyentes del territorio. ¿Dónde abundan, además de en Donostia? El podio lo completarían las comarcas del Bidasoa, Tolosaldea y Urola Kosta.

En Hondarribia, por ejemplo, los rentistas suponen el 8,1% de los contribuyentes (712, frente a los 7.000 asalariados), mientras que en Zarautz se quedan en el 7,4%. En el otro extremo, Pasaia, por ejemplo, apenas tiene un 3,8% de contribuyentes cuyas principales rentas son de capital.

Eso no significa que no trabajen y sean asalariados, pero su cuenta corriente se nutre principalmente de los beneficios que les proporcionan otros ingresos.

Las Haciendas vascas tenían bien hecho el cálculo hace tres años cuando en su última reforma del Impuesto de la Renta acabaron con la deducción general que recibían todos los contribuyentes y la limitaron a los que viven de sus rentas de trabajo: más de 320.000 en Gipuzkoa. Fue una de las muchas podadoras que utilizaron para que ahora, cuando hacen balance de la campaña de la Renta, muestren su satisfacción por el dinero que ingresan. Desde la reforma de 2014, las declaraciones a pagar en Gipuzkoa han crecido un 25%.

Fotos

Vídeos