Rosa García asegura que seguirá en la presidencia de Siemens Gamesa

Iberdrola exige para firmar la paz que sea sustituída por alguien que no provenga de la multinacional alemana

F. S. SAN SEBASTIÁN.

Rosa García no se amilana frente a Iberdrola. La presidenta de Siemens Gamesa ha afirmado que no renunciará al cargo, tal y como exigió el miércoles Sánchez Galán a Joe Kaeser para firmar la paz. En la reunión mantenida el miércoles en Madrid entre los número uno de la eléctrica vasca y de la multinacional alemana, el primero reiteró al segundo su enfado por el hecho de que la presidencia de la eólica y el CEO de la misma procedan del núcleo duro de Siemens. Hay que tener en cuenta que Rosa García es la máxima responsable de Siemens España, además de presidenta no ejecutiva de Siemens Gamesa.

García ha manifestado que su objetivo es seguir dirigiendo el consejo de administración de la fusionada, porque cumple escrupulosamente el pacto parasocial de accionistas firmado entre los socios en junio de 2016. Este acuerdo indica que el cargo de presidente será para «un dominical de Siemens, que tiene que hablar castellano y fuertes raíces en España», unas condiciones que ella cumple.

De todas formas, este no es el único punto de fricción. Iberdrola estudia pedir a la CNMV que obligue a la multinacional cumplir con el compromiso adquirido en la operación de fusión con Gamesa. Éste pasaba porque el «matrimonio» tenga una finalidad industrial. El acuerdo permitió al grupo germano ser eximido de lanzar una oferta pública de adquisición de acciones por el 100%. El pacto establece que en caso de incumplimiento, la eléctrica española tendría derecho a colocar su participación del 8% a la alemana. Iberdrola podría ejercer su derecho a vender sus acciones a 22 euros, de manera que Siemens tendría que pagar a Iberdrola 1.200 millones por el 8% de sus acciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos