Rolls-Royce obtiene la autorización del Gobierno español para comprar ITP

Vista en la planta de ITP ( Indistria de Turbopropulsores) , en Zamudio /JAVIER SERRANO
Vista en la planta de ITP ( Indistria de Turbopropulsores) , en Zamudio / JAVIER SERRANO

La operación se ha cerrado en 720 millones de euros que se liquidarán en dos años

DIARIOVASCO-COM

Rolls-Royce ha obtenido la autorización del Gobierno español para la adquisición del 53,1 % de Industria de Turbo Propulsores (ITP), paquete propiedad hasta ahora de la firma vasca Sener, ha informado este jueves el grupo británico.

La operación se anunció en julio del año pasado, y con ella Rolls-Royce pasará a controlar el 100 % de ITP. Ya tenía parte de la empresa vizcaína, que fabrica parte de los motores Rolls de aviación. Sin embargo, la necesaria autorización del Gobierno para completar la compra se ha retrasado. Cuando la firma británica anunció la operación, esperaba que se produjera a principios de este año.

La operación no había podido materializarse porque la ministra de Defensa, Dolores de Cospedal, mantenía el expediente prácticamente congelado. La autorización del ministerio era preceptiva en este caso, ya que ITP tiene una doble vinculación con las actividades industriales ligadas a Defensa. De un lado, fabrica piezas del avión europeo de combate, el Eurofighter, y también del motor del A400, el avión de transporte militar que Airbus ensambla en Sevilla; y, además, tiene la exclusiva del mantenimiento de todos los motores de las unidades que componen la Fuerza Aérea española.

Además, hoy ha confirmado de nuevo que pagará 720 millones de euros, el precio anunciado en julio del año pasado, por la participación del 53,1 %. También ha desvelado que el pago se liquidará en el plazo de dos años, en ocho cuotas del mismo valor. El acuerdo permite una flexibilidad para liquidar la contraprestación en efectivo o en forma de acciones de Rolls-Royce, como lo prefiera la compañía.

El primer pago se hará a principios del 2018 y la contraprestación será en forma de acciones. La decisión sobre la forma de los pagos posteriores se determinará a medida que venza cada pago individual.

ITP, que emplea a unas 3.000 personas, mantendrá su sede en Vizcaya. Tras esta desinversión, Sener se centrará en su actividad principal de ingeniería y construcción.

Por su parte, Rolls-Royce reforzará su posición en los programas de crecimiento de grandes motores de su división Civil, entre los que se incluyen los Trent 100 y XWB; ampliará sus capacidades de fabricación y de servicios del grupo, y agregará valor al sector de Defensa, especialmente en los programas TP400 y EJ200.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos