El ritmo de creación de empresas no da para recuperar 7.000 firmas vascas barridas por la crisis

El ritmo de creación de empresas no da para recuperar 7.000 firmas vascas barridas por la crisisGráfico

Aunque la inversión en nuevas compañías este año duplica a la de 2016, el emprendizaje apenas ha podido rescatar 900 negocios desde que la recesión tocara fondo

ALEXIS ALGABA SAN SEBASTIÁN.

Fueron alrededor de cinco años y medio de recesión pura y dura, aunque 2011 parecía poner cierto coto a la crisis en la que se sumió la economía española -y con ella la vasca-. 2014 supuso el primer año de recuperación y desde entonces el crecimiento se ha asentado hasta cumplirse ya tres años y medio de mejora de los indicadores económicos. Pero como sucede en el caso del empleo, el dinamismo empresarial tampoco ha acelerado tanto el ritmo como para restañar en este espacio de tiempo todos los estragos causados por la crisis. Así lo refleja el análisis de la evolución del tejido empresarial publicado ayer por Confebask donde se apunta que durante el periodo recesivo se perdieron 7.963 empresas en el territorio, y con la recuperación apenas ha crecido en 898 el número de firmas que integran el tejido productivo vasco.

Por concretar, durante la crisis se perdieron 100 empresas cada mes en Euskadi, mientras que en esta salida de la recesión, la marcha se fija en unas 22 compañías nuevas al mes, de forma que a esta velocidad serían necesarios alrededor de 20 años para recuperar el mismo tejido empresarial con el que contaba el País Vasco en mayo de 2008. Entonces, en las estadísticas de la Seguridad Social figuraban 64.635 firmas establecidas en Euskadi, por las 57.862 de cierre del pasado agosto.

«Estos datos confirman la enorme dificultad que está teniendo la economía vasca para recuperar el tejido empresarial perdido durante la crisis», advirtió la propia Confebask en su análisis de la tendencia. Eso sí, la marca de agosto supone la cifra más alta para este mes desde el año 2012.

La patronal vasca considera insuficiente el ritmo en el que se está recuperando el tejido empresarial en el País Vasco, y aprovechando el debate abierto en torno a la reforma tributaria que deberán presentar en breve las Haciendas forales, insisten en «la necesidad de impulsar decididamente y priorizar la adopción de políticas que faciliten la generación de nuevos proyectos empresariales y el emprendimiento». Esta misma semana, el presidente de la patronal vizcaína (Cebek), Iñaki Garcinuño, reiteró la necesidad «adaptar a la baja» el tipo nominal del Impuesto de Sociedades para de «atraer más inversión externa y motivar a las empresas vascas a que inviertan y generen proyectos nuevos».

Sin embargo, y aunque los datos de creación de negocios no repunten de manera especial, la inversión en nuevas empresas en Euskadi sí que vuelve a recuperar momios cercanos a los del inicio de la crisis. Así, tal y como dio a conocer ayer también el estudio sobre demografía empresarial publicado por Informa D&B, los fondos destinados a la apertura de nuevas firmas en el País Vasco en los primeros ocho meses del año se eleva hasta los 221 millones de euros, un 95% más que en 2016 a estas alturas. En el curso pasado se registraron las segundas cifras más bajas de inversión en Euskadi, con 197,4 millones de euros, de forma que a falta de un cuatrimestre para el cierre del ejercicio, las cuantías destinadas a esa promoción empresarial ya sobrepasan a las de los doce meses precedentes.

Autónomos y concursos

El análisis de Confebask también incluye otros conceptos, como la evolución de la cifra de trabajadores autónomos y la apertura de procedimientos concursales en la comunidad. En agosto se ha producido un «importante» retroceso de 1.192 personas en la cuantía total de trabajadores por cuenta propia. De este modo, el número de autónomos que se registraron a cierre de agosto asciende a 170.803, la cifra más baja desde agosto de 2013.

En lo que respecta a los concursos de acreedores abiertos en Euskadi, 157 compañías vascas entraron en este procedimiento en la primera mitad del ejercicio, un 3,3% más que entre enero y junio de 2016. Esto supone «un cambio de tendencia» tal y como apuntó Confebask, ya que la estadística viene de tres años consecutivos de caídas en este registros. Por sectores, la construcción se apuntó un descenso del 23,3% en la cifra de procedimientos abiertos, mientras que tanto industria (+33%) como servicios (3,3%) aumentan su número de concursos abiertos.

Más

Fotos

Vídeos