Rikardo Pérez: «La gestión no ha estado a la altura; les ha venido grande»

Rikardo Pérez./FÉLIX MORCHECHO
Rikardo Pérez. / FÉLIX MORCHECHO
Rikardo Pérez, Presidente del comité de empresa de Edesa Industrial

J. D. A.SAN SEBASTIÁN.

Rikardo Pérez (Arrasate, 1975), presidente del comité de empresa de Edesa Industrial, comenzó a trabajar en Fagor Electrodomésticos en 1998 y hoy es jefe de servicios generales de la planta de Garagartza. Ha vivido dos tsunamis en la firma en pocos años y ahora, confiesa, se le hace duro el haber puesto «toda la ilusión» en CNA para ver que, finalmente, el proyecto se tambalea.

-La empresa anunció el viernes que mañana iniciará el despido de todos los trabajadores. ¿Cómo están los ánimos entre la plantilla?

-La gente ya contaba con que esto iba a pasar. No es una sorpresa, pero hay una gran incertidumbre sobre el futuro y mucho desasosiego.

-¿Hay aún espacio para la negociación con CNA Group?

-Si le soy sincero, creo que ahora es cuando empieza la negociación. El ERE tiene su periodo de consultas de un mes, que es en el que vamos a empezar a ver las cosas. Siempre podremos hablar de todo.

-¿Cómo ha sido la relación con los propietarios de CNA?

-Empezamos bien, pero según nos hemos ido metiendo en harina, siempre nos hemos quejado de la falta de transparencia a la hora de ofrecernos datos empresariales. Mucha opacidad.

-O sea, que de más a menos...

-¿Sabe lo que ocurre? Pues que cuando reiniciamos el proyecto, con toda la ilusión para sacar las cosas adelante, a ahora han pasado muchas cosas. Pedías información y no te daban. Era como volver a vivir muchas cosas, pues no veíamos proyecto industrial.

-La empresa dijo que iba a traer hornos de China y a fabricar frigoríficos. ¿Les creyeron?

-Al principio se hicieron las cosas que dijeron que iban a hacer, pero cuando empezaron a hablar de esos productos, que eran los considerados peligrosos en Fagor Electrodomésticos, es cuando le dijimos 'oye, tú, ¡a ver cómo lo estás haciendo!

-Se suele decir que quien mucho abarca poco aprieta...

-Eso, o un exceso de optimismo en el que, de alguna manera, no se calcularon las consecuencias.

-¿Ese ha sido el problema?

-Aquí voy a darle mi opinión personal. Y mi opinión es que la gestión no ha estado a la altura de lo que se merecen un volumen, una empresa y una gente como estas, como las de Basauri, Garagartza o Eskoriatza. No han sabido hacerlo. Les ha venido grande.

-¿Es rentable Edesa Industrial?

-Claro. Nosotros sabemos hacer electrodomésticos de calidad y tenemos buena tecnología y buenísima gente, así que... Esas partes que antes eran rentables se pueden seguir tratando de rentabilizar. Hablamos de hornos, placas, la sección de confort (termos y calentadores) y minielectrodomésticos (sobre todo ollas a presión). Incluso, en un momento dado, alguna lavadora como la de ocho kilos, a la que en su día sacamos buena rentabilidad.

-¿Cree que existe ese inversor del que habla la empresa?

-Esto es como Santo Tomás, hasta ver no creer. Yo ya... Iba a haber una ampliación de capital y tantas otras cosas. No nos dicen. Ya no tiene credibilidad hasta que sea algo tangible.

-¿De quién habla?

-De Parladé. O de la compañía.

-Parece que CNA no quiere ni oir hablar de producir en la planta de Garagartza. ¿La permanencia en esa factoría es una línea roja para los trabajadores?

-¿Sabe lo que cuesta trasladar la maquinaria de allí a otro sitio? No tiene sentido. Hablo de viabilidad.

-¿A cuánto asciende la deuda total de Edesa Industrial?

-No lo sabemos. No nos lo han dicho. Solo sabemos que el año pasado perdió 38 millones.

-¿Cree que el preconcurso acabará en concurso de acreedores?

-No lo sé. Supongo que en algo está trabajando y algo tiene atado, pero no nos lo dice. Dicen que cada mes cuesta tres millones. ¿Para qué vas a seguir perdiendo ese dinero?

-¿Esperan algún gesto del Gobierno Vasco y Fagor S. Coop?

-Esperamos un pronunciamiento. El Gobierno avaló de alguna forma a CNA, y Fagor S Coop. es el dueño de las marcas. Algo tendrán que decir uno y otro.

Fotos

Vídeos