Los responsables de Hiriko defienden la viabilidad del proyecto

Antia, Echave, Bengoechea, de espaldas, y Achaerandio, ayer en el juicio. IGOR AIZPURUA</p><p>

Los cuatro encausados apoyan su tesis en el hecho de que el Ministerio de Ciencia resaltó las posibilidades de aquel coche eléctrico

DV

Los cuatro encausados por el caso Hiriko defendieron ayer desde el banquillo la viabilidad del fallido proyecto de coche eléctrico, asegurando que fue el propio Ministerio de Ciencia quien les confirmó que se trataba de un proyecto «viable», e insistieron en que la demora en la solicitud del concurso de acreedores se debió a que estaban «convencidos» de la entrada de nuevos inversores.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria acogió la declaración del exconcejal del PNV Iñigo Antía, y los empresarios Jesús Echave, Fernando Achaerandio y José Luis Bengochea, acusados en el juicio mercantil del caso Hiriko, en el que se investigan las responsabilidades por la pérdida de casi 19 millones de euros de ayudas públicas invertidos en un fallido proyecto de coche eléctrico.

Los cuatro acusados formaban parte de Asociación para el Fomento y Promoción de Actividades Industriales y Deportivas de Automoción (Afypaida), a través de la que se articulaban las empresas implicadas en el proyecto de coche eléctrico. El proyecto recibió 18,9 millones de euros en ayudas, la mayor parte de ellas concedidas por el Estado durante el mandato de Rodríguez Zapatero a cambio del respaldo del PNV a los Presupuestos.

La administración concursal encargada del concurso de acreedores de Afypaida reclama la calificación de concurso «culpable». La Abogacía del Estado exige la devolución de los casi 19 millones de euros concedidos en ayudas, mientras que en el caso de la Fiscalía, se cifra el «daño al interés general» en 15,7 millones de euros, y se solicita la devolución de esta suma, así como una inhabilitación de diez años para administrar bienes ajenos por parte de los acusados.

Jesús Echave, Fernando Achaerandio y José Luis Bengochea explicaron que la persona que se encargó de solicitar las ayudas institucionales fue el exconcejal del PNV en Vitoria y director adjunto de Afypaida, Iñigo Antia, y en el juicio, éste aseguró que fue el propio Ministerio de Ciencia el que sentenció que el proyecto de coche eléctrico era «viable».

En este sentido, el empresario y exconsejero de Kutxabank Jesús Echave -que reconoció que como presidente de Afypaida, acompañó a Antia en la búsqueda de subvenciones- apuntó que tenían una relación «fluida» con el Ministerio y que éste incluso les «felicitó» por el proyecto.

Sin conocimientos

Asimismo, Echave resaltó que, como empresarios, no tenían conocimientos del mundo del motor, algo que «el Ministerio sabía» y defendió que la sociedad sin ánimo de lucro Afypaida, de la que era presidente, se creó para desarrollar diferentes proyectos del mundo del motor, aunque finalmente se centró en el proyecto de coche eléctrico Hiriko por su potencial. «Hoy en día creo que hay cientos de proyectos Hirikos con precios similares. No era una locura», dijo.

Preguntados por las razones del retraso en la petición del concurso de acreedores -hecho del que la administración concursal responsabiliza a los impulsores y gestores del proyecto, ya que provocó que los activos de la compañía se vieran mermados-, Antia explicó que se demoró en el tiempo porque esperaban «conseguir los inversores necesarios para dar continuidad al proyecto». En concreto, relató que mantuvieron contactos con empresas de Francia e Irán e incluso con un grupo de Kazajstán. Asimismo, Bengochea afirmó que los miembros de Afypaida estaban «convencidos» de la entrada de estos inversores.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de Vitoria ha acogido este viernes la declaración del exconcejal del PNV Iñigo Antía, y los empresarios Jesús Echave, Fernando Achaerandio y José Luis Bengochea, acusados en el juicio mercantil del 'caso Hiriko', en el que se investigan las responsabilidades por la pérdida de casi 19 millones de euros de ayudas públicas invertidos en un fallido proyecto de coche eléctrico.

Los cuatro acusados formaban parte de Asociación para el Fomento y Promoción de Actividades Industriales y Deportivas de Automoción (Afypaida), a través de la que se articulaban las empresas implicadas en el proyecto de coche eléctrico. El proyecto recibió 18,9 millones de euros en ayudas, la mayor parte de ellas concedidas por el Estado durante el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero.

La Administración Concursal encargada del concurso de acreedores de Afypaida reclama la calificación de concurso «culpable». La Abogacía del Estado reclama la devolución de los casi 19 millones de euros concedidos en ayudas, mientras que en el caso de la Fiscalía, se cifra el «daño al interés general» en 15,7 millones de euros, y se solicita la devolución de esta suma, así como una inhabilitación de diez años para administrar bienes ajenos por parte de los acusados.

En la sesión celebrada este viernes, los empresarios Jesús Echave, Fernando Achaerandio y José Luis Bengochea, han explicado que la persona que se encargó de solicitar las ayudas institucionales fue el exconcejal del PNV en Vitoria y director adjunto de Afypaida, Iñigo Antia, y en el juicio, éste ha asegurado que fue el propio Ministerio de Ciencia el que aseguró que el proyecto de coche eléctrico era «viable».

En este sentido, el empresario y exconsejero de Kutxabank Jesús Echave, --que ha reconocido que como presidente de Afypaida, acompañó a Antia en la búsqueda de subvenciones para el proyecto--, ha asegurado que tenían una relación «fluida» con el Ministerio y que éste incluso les «felicitó» por el proyecto.

Asimismo, Echave ha asegurado que, como empresarios, «no tenían conocimientos del mundo del motor, algo que el Ministerio sabía» y ha defendido que la sociedad sin ánimo de lucro Afypaida, de la que era presidente, se creó para desarrollar diferentes proyectos del mundo del motor, aunque finalmente se centró en el proyecto de coche eléctrico Hiriko por su potencial. «Hoy en día creo que hay cientos de proyectos Hirikos con precios similares. No era una locura», ha defendido.

Razones del retraso

Preguntados por las razones del retraso en la petición del concurso de acreedores --hecho del que la administración concursal responsabiliza a los impulsores y gestores del proyecto, ya que provocó que los activos de la compañía se vieran mermados--, el exedil del PNV Iñigo Antia ha señalado que se demoró en el tiempo porque esperaban «conseguir los inversores necesarios para dar continuidad al proyecto».

En concreto, ha explicado que mantuvieron contactos con empresas de Francia e Irán e incluso con un grupo de Kazajstán. Asimismo, el joyero José Luis Bengochea ha asegurado que los miembros de Afypaida estaban «convencidos» de la entrada de estos inversores porque tenían «promesas de más de una persona» y que mantuvieron negociaciones hasta que no vieron la posibilidad de llevar adelante el proyecto.

El promotor inmobiliario Fernando Achaerandio también ha defendido en el juicio que el plazo de presentación de concurso de acreedores se demoró porque no querían que el trabajo conseguido hasta entonces «se fuera a la basura».

Preguntado por el hecho de que el requisito para recibir las ayudas institucionales fuera que el coche consiguiera estar homologado, Achaerandio ha precisado que el vehículo «debía ser capaz de ser homologable, no llegar a la homologación» y ha puesto como ejemplo que el proyecto que finalmente consiguieron «no fue el iphone 10 sino el iphone 2, sin tanta tecnología».

Además, ha explicado que la idea era homologar el proyecto, a través de Afipayda, asociación sin ánimo de lucro y receptora de las ayudas instituciones, para luego comercializarlo a través de Hiriko S.A., empresa en la que ha reconocido que participan los cuatro acusados.

Calendario

Está previsto que el próximo 29 de octubre comience la toma de declaración a los cerca de 30 testigos citados para el juicio. El 17 de octubre se presentarán los informes de la acusación, mientras que el 20 de octubre se expondrán las pruebas periciales. El juicio concluirá el 27 de octubre con la presentación de las conclusiones de las partes.

Al margen del juicio mercantil, existe una investigación penal en un juzgado de la capital alavesa, en la que se estudia la presunta utilización de facturas falsas por parte de los responsables del proyecto para destinar a su propio beneficio las ayudas públicas concedidas al proyecto 'Hiriko'. Estas facturas presuntamente irregulares sumarían, según la investigación de la Fiscalía, más de seis millones de euros.

Fotos

Vídeos