Repsol invertirá 2.500 millones para competir y ser protagonista en el negocio de la venta de luz y gas

La petrolera, que prevé dedicar 15.000 millones a negocios de bajas emisiones hasta 2020, también crecerá en generación eléctrica

J. A. BRAVO MADRID.

Repsol lleva tiempo queriendo ser un grupo energético global, aunque no fue hasta ayer cuando puso cifras a esa aspiración. En el nuevo plan estratégico remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores, se indica que entre 2018 y 2020 invertirá 15.000 millones de euros en lo que denomina negocios de bajas emisiones. Una sexta parte se dedicará a reforzar su asalto al mercado de distribución minoristas de luz y gas.

Esos 2.500 millones no contemplan, en principio, la adquisición de la eléctrica Viesgo, controlada por el fondo de capital riesgo australiano Macquarie. En cualquier caso, el presidente de la petrolera, Josu Jon Imaz, dijo que han tenido conversaciones con varias compañías para comprar activos que, eso sí, tendrían que generar una rentabilidad mínima del 10% y no deberían estar regulados, esto es, no depender de una retribución que fije el Gobierno.

Matizó, no obstante, que no serán operaciones de importes desmesurados y, si al final no salen adelante, el grupo seguirá «el camino orgánico puro y duro». Pero, ¿qué implica esto? Pues «ser protagonistas» en el negocio de los servicios energéticos básicos para hogares y pelear cara a cara con las grandes eléctricas como Iberdrola, Endesa y Gas Natural, de la que vendió el 20% que tenía por 3.800 millones. Y lo hará, en principio, a través de una nueva plataforma digital.

El grupo ya cuenta con experiencia en el ámbito gasista -a través de la venta de su autogas para vehículos-, aunque ahora pretende llegar al consumidor en general para alcanzar una cuota del 15%. En el mercado minorista conjunto de gas y electricidad -Imaz apuntó que se comercializarán «paquetes» de ambos-, el objetivo pasa por hacerse con más del 5% en ocho años (2,5 millones de abonados en 2025). Y para ello aprovecharán la base de 10 millones de clientes que ya tienen con su oferta actual.

Repsol también quiere seguir creciendo en el campo de la producción eléctrica -por ahora se limita a la cogeneración que propician sus plantas- y alcanzar los 4.500 megavatios (MW) en 2025. Y en esa línea quiere elevar su presencia en el mercado del coche eléctrico, donde tiene un pacto con el fabricante KIA.

Un dividendo mayor

Con todo ello, afirmó su presidente, «queremos generar valor para el accionista más allá de 2020». Por eso no olvida que su negocio principal sigue siendo el petróleo, de modo que invertirá 4.700 millones en el área de exploración y producción, junto a otros 4.000 millones en refino, química y comercialización.

Sumando su actividad tradicional con la nueva, prevé elevar el dividendo por acción a un euro en 2020, una subida anual del 8%. Mantendrá la alternativa de remunerar en acciones ('scrip dividend') y recomprará títulos para que no se diluya el valor según el número de inversores que opten por el efectivo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos