La Diputación dice que la subida en la recaudación por IRPF refleja el crecimiento del empleo y los salarios

SARA SANTOS

Los ingresos de la campaña de la Renta de 2016 ascienden a 217 millones, frente a 178 de 2006. El diputado de Hacienda, Jabier Larrañaga, indicó que el óptimo resultado refleja el crecimiento del empleo y de los salarios

FERNANDO SEGURASAN SEBASTIÁN

Los resultados de la campaña de la Renta de 2016 consolidan una situación positiva de la economía guipuzcoana con una recaudación que, al igual que en 2015, se sitúa por encima de los años anteriores a la crisis. Los datos son relevantes tanto por el incremento de los ingresos (+ 6,9% respecto al ejercicio precedente) como atendiendo al mayor número de declaraciones presentadas (+1.893), dos claros indicadores de que la actividad se ha trasladado a las nóminas de los contribuyentes.

Este balance positivo fue presentado ayer por el diputado foral de Hacienda, Jabier Larrañaga, quien estuvo acompañado por el director del departamento, Jokin Perona, y la subdirectora de Gestión Tributaria, Yolanda Domínguez. No obstante, no hubo ningún triunfalismo -marca de la casa- aunque los números invitaran a ello.

La Hacienda foral guipuzcoana ha ingresado 217 millones de euros, frente a 203 en la campaña de 2015 y 168 millones en la de 2014. Las devoluciones han ascendido a 269 millones, de manera que el saldo negativo se sitúa en 52 millones, una mejora de 24 respecto a 2015.

«Las declaraciones presentadas aumentan por primera vez desde hace cuatro años»

«La pérdida empleo de Xey, Fagor CNA o Ingemar repercutirá en la campaña de 2017»

Estas cifras constatan que a efectos fiscales la crisis ha quedado muy atrás. En 2006, año que se toma como referencia de la situación previa al batacazo económico, los ingresos fueron de 178 millones, es decir un 22% inferiores a los de 2016. En 2007 bajaron a 168 millones y en 2008, año de la quiebra de Lehman Brothers, el descenso fue radical, solo 117 millones. Por tanto, tal y como reconoció ayer Jabier Larrañaga, «hemos superado los niveles anteriores a la crisis».

El diputado resaltó asimismo que se han presentado 374.591 declaraciones, 1.893 más que en 2015. «Por primera vez desde 2011, es decir, tras cuatro años consecutivos de caídas, se revierte la tendencia y crece el número de declaraciones».

Por su parte, Iñaki Perona explicó que 265.070 han resultado a devolver (4.351 menos que en 2015) y 109.521 a ingresar (6.244 más). Las declaraciones a devolver suponen un 70,8%, con un importe medio de 1.017 euros. Las liquidaciones a ingresar son el 29,2% restante, con una media de 1.986 euros.

El director del departamento añadió que se han aceptado 216.153 propuestas de autoliquidación, un 86% de las enviadas, «porcentaje ligeramente inferior al del ejercicio precedente».

«Recuperación económica»

El diputado foral de Hacienda explicó que los óptimos resultados obtenidos reflejan «el crecimiento en 2016 tanto del empleo como de los salarios, lo cual es síntoma de la recuperación económica». No obstante, para que no se nos vaya la mano en fastos, Larrañaga mojó la pólvora. «Las noticias son buenas, pero no podemos relajarnos. Nos queda mucho por hacer para lograr consolidar este escenario. Tenemos que seguir trabajando con la prudencia máxima», remarcó.

No obstante, a preguntas de los periodistas, sí se permitió señalar que esta positiva evolución de los ingresos de las arcas forales apuntan a que tendrán su reflejo en el Fondo Foral de Financiación Municipal, al igual que ocurrió el año pasado. En 2016, los ayuntamientos recibieron un aguinaldo de cerca de 14 millones por los buenos resultados recaudatorios de Hacienda, que elevó la cuantía disponible hasta los 443,4 millones.

Larrañaga destacó que la marcha ascendente en la recaudación permite financiar los servicios públicos «como el mantenimiento de las carreteras, el deporte escolar o a las ayudas a la dependencia». En este sentido, hizo un llamamiento a «expandir» la conciencia social respecto al cumplimiento voluntario de las obligaciones tributarias.

El diputado de Hacienda, preguntado sobre la repercusión que tendrá en la recaudación los problemas de Muebles Xey, Fagor CNA o Ingemar, admitió que el impacto en la campaña de 2017 será negativo, debido a la pérdida de empleo.

Fotos

Vídeos