La ralentización de la subida de los precios reaviva el debate salarial

Las patronales reclaman moderación para no lastrar la competitividad y los sindicatos piden recuperar el poder adquisitivo perdido

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

A falta de mes y medio para que concluya el año y con una inflación que tiende a moderarse en la recta final del ejercicio arrecian los mensajes que reclaman por parte de la patronal una moderación salarial, mientras que los sindicatos siguen defendiendo la necesidad de que los sueldos crezcan por encima del IPC para recuperar al menos parte del poder adquisitivo perdido durante la crisis.

La confirmación ayer por parte del INE de que la inflación bajó hasta el 1,6% en octubre -también en Euskadi- por las gasolinas y la electricidad no hace sino corroborar los augurios de los expertos que vaticinan que los precios cerrarán el ejercicio con una subida que rondará el 1%, lejos del 3% con la que arrancaron el año, su tasa más alta desde octubre de 2012, lo que encendió todas las alarmas.

Un dato que dio pie ayer a la CEOE para reclamar «que se mantenga la moderación salarial a fin de seguir consolidando la recuperación económica y del empleo». La patronal española considera que en vista de que España mantiene en positivo el diferencial de precios con la Eurozona, no se debe dañar la competitividad para no perjudicar el crecimiento de la economía española.

Un mensaje que va en sintonía con el que esgrime Confebask. Su presidente, Roberto Larrañaga, señalaba la semana pasada que «exigir subidas generalizadas e indiscriminadas de salarios en el contexto actual es no entender el cambio profundo ocurrido en los mercados y la economía durante la crisis». Se refería a la pérdida de 8.000 compañías vascas, al tiempo que recordaba que Euskadi tiene los salarios más altos del Estado con la jornada más corta, y de media, «la retribución es un 15% más alta». Con todo, recordaba que los salarios sí están subiendo en Euskadi y que el alza pactada en convenio es del 1,6%.

El presidente de Confebask hacía esta reflexión al hilo de otra polémica, la de la reforma fiscal aprobada por el PNV y el PSE -debe ser refrendada en los tres parlamentos territoriales- y que, a su entender, puede suponer un lastre para la economía, el futuro y la pujanza de la comunidad autónoma a medio plazo.

Los empresarios vascos llevan varios meses alertando de que no se puede aumentar la presión fiscal que grava los beneficios de las compañías y además solicitarles que apliquen una subida generalizada en los salarios, en alusión no solo a los llamamientos de los sindicatos vascos, sino también a los realizados por diversos consejeros del Ejecutivo de Iñigo Urkullu que han ondeado dicho estandarte. Con todo, la presión se ha reducido en las últimas semanas tras un encuentro mantenido entre Confebask y el Ejecutivo Vasco.

Pero los mensajes reclamando subidas salariales superiores al IPC siguen arreciando del lado de los sindicatos. Ayer fue UGT quien urgió a la patronal vasca y al resto de sindicatos a renovar los convenios con subidas salariales. La secretaria de Política sindical, Maribel Ballesteros, advirtió de la pérdida de poder adquisitivo que sufren los trabajadores e insistió en que «los salarios deben crecer porque son necesarios para los impuestos que garantizan nuestra sanidad, educación y protección social, para el sistema de pensiones y para el consumo».

La representante de UGT indicó que con el IPC en el 1,6% «se acumula la pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores con convenios sin negociar y firmar».

«Los salarios más altos»

La patronal vasca quiere quitarse la presión de encima y ayer esgrimió dos recientes estadísticas del INE que sitúan a Euskadi como la comunidad «con los salarios más altos y en la que el precio del trabajo ha subido durante la crisis».

La primera, toma como referencia la EPA elaborada por el INE con referencia a diciembre de 2016. En concreto, destaca que Euskadi encabeza la lista de comunidades por retribución salarial media mensual, con 2.235 euros, 70 euros más que Madrid -segunda en el ranking- y 150 euros más que Navarra, que ocupa la tercera posición.

Según esta clasificación, los sueldos mensuales en Euskadi son, de media, 357 euros superiores a los del Estado. La estadística señala que en 2016 el salario medio bruto en Euskadi se situaba en 2.235,2 euros al mes, un 3,2% superior al registrado por Madrid y un 15% más que la media del Estado.

La patronal vasca también se refirió a otra estadística, el Índice de Precios del Trabajo (IPT), también del INE, que es un informe anual que mide el precio de la mano de obra sin tener en cuenta la calidad y cantidad de trabajo realizado. Confebask indica que en Euskadi ese índice ha subido entre 2008 y 2015 un 6,7%, cuando la media del Estado ha bajado un 0,1%, siendo la comunidad que más ha crecido, a mucha distancia de la segunda, la Comunidad Valenciana (2,5%).

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos