El PNV se quita presión y desliga la reforma fiscal del Consejo de Finanzas de mañana

Olano recibe explicaciones de los responsables de la empresa durante su visita ayer a Papelera Aralar, en Amezketa. / DFG

Las diputaciones anticipan un incremento de ingresos que ronda el 5% para cierre de este año. Los jeltzales defienden que al tener efecto fiscal en 2018, los cambios no inciden en el diseño de las cuentas del próximo ejercicio

ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Aunque posiblemente sea el tema estrella en la ronda de preguntas que se produzca tras la reunión posterior al Consejo Vasco de Finanzas (CVF) que se celebrará mañana, la reforma fiscal que están negociando PNV y PSE no será revisada ni debatida en la cita que tendrá lugar en Lakua. La cuestión, según ha podido conocer , no está incluida en el orden del día que afrontarán diputados generales y de Hacienda, ayuntamientos y Ejecutivo vasco, aunque las conversaciones entre jeltzales y socialistas tampoco apuntan a que para el encuentro se haya ultimado un borrador ya que ayer todavía las posturas no confluían en una propuesta consensuada.

El acuerdo en materia fiscal está cada vez más próximo y en esta ocasión son las dos partes las que consideran que la cuestión no pasará de esta semana. Así lo confirmaron ayer fuentes negociadoras de ambas formaciones. Los jeltzales manifiestan que hay «vocación» para que el consenso dé resultado esta semana -aún habiendo puente festivo- y los socialistas definen que hay «confianza» en lograrlo en los próximos días. Píblicamente, el diputado general de Álava, Ramiro González, apuntó ayer que esta semana llegará la fumata blanca.

Sin embargo, todavía ayer las dos formaciones confirmaban que el nudo gordiano que supone para la reforma el planteamiento en torno al Impuesto de Sociedades seguía tal y como se quedó a finales de la pasada semana. Los jeltzales desean reducir el tipo nominal del 28% a, al menos, el 25% que predomina en el Estado, para ganar atractivo de cara a atraer compañías a Euskadi y también para reforzar la competitividad empresarial. Su propuesta también incluye la revisión de las deducciones del gravamen, con el objetivo de que sean más efectivas -sobre todo en lo que se refiere a inversión de beneficios en I+D+i y creación de empleo- y conseguir una recaudación mayor y «mejor» por el IS.

Los socialistas marcaron como línea roja la posibilidad de reducir ese tipo nominal y pidieron centrar el debate en el tipo real y en la posibilidad de hacer más efectivas las deducciones y conseguir una mayor recaudación por el impuesto para que las instituciones vascas dispongan de más recursos sin dañar la competitividad empresarial.

La patronal Confebask ha trasladado a ambos partidos una propuesta en la que pide -además del refuerzo de algunas deducciones- una reducción progresiva del tipo nominal de Sociedades, para llegar al 25% el 1 de enero de 2019. Así, para el próximo ejercicio proponer una reducción hasta el 26%.

La secretaria general del PSE, Idoia Mendia, consideró la pasada semana necesario que «quienes se sientan» en el CVF «deben de tener claras» cuáles son las normas en vigor para fijar el techo presupuestario de cara a elaborar presupuestos tanto del gobierno como de las diputaciones. El PNV, por su parte, estima que la previsión recaudatoria para 2018 y el diseño de las cuantas públicas no están condicionados por las modificaciones fiscales que puedan llegar si se aprueba una reforma. Y es que las medidas que se acordasen se aplicarían a partir del 1 de enero del próximo año, de forma que ciudadanos y empresas notarían sus efectos en las declaraciones de Renta y Sociedades de 2019. De ahí que la previsión recaudatoria afectada por la reforma sería la de 2019.

PNV y PSE no descartan un acuerdo esta semana, pero sigue el debate en torno al Impuesto de Sociedades

Aunque hasta agosto la recaudación creció un 13,8%, la previsión indica que irá perdiendo fuelle

Por ello los jeltzales desligan la reforma tributaria del Consejo de Finanzas y solo ponen como límite para alcanzarla el año natural, aunque tampoco descartaban la pasada semana la posibilidad de aprobarla en el primer trimestre del próximo ejercicio, aunque en ese caso con carácter retroactivo al 1 de enero.

Previsiones prudentes

De esta forma, el orden del día de la reunión que se celebrará mañana en Lakua discurrirá por los cauces habituales. En primer lugar las diputaciones revisarán su previsión recaudatoria para el actual ejercicio. Hasta agosto, la recaudación por tributos había aumentado un 13,8%, tres veces más del objetivo marcado para final del ejercicio, que se estableció en el 4,32%. Según fuentes consultadas, las diputaciones van a ser prudentes y no realizarán una revisión excesivamente alcista de la previsión de ingresos para este año, ante la previsión de que el crecimiento vaya menguando hasta finalizar el curso. Así, se baraja una estimación que ronde o supere el 5% de crecimiento y que fije un nuevo récord recaudatorio para Euskadi.

Después de fijar el nuevo objetivo para este año, se centrarán en realizar la previsión del siguiente, que también será prudente y apuntará a una tasa de crecimiento algo mayor a la del PIB vasco, que el Ejecutivo ha establecido en el 2,3%. Se establecerán las aportaciones de cada diputación a la caja común y el fondo de ajuste.

Más

Fotos

Vídeos