El puerto de Pasaia aumenta un 3,8% sus tráficos hasta mayo gracias al automóvil

El producto siderúrgico sostiene su ritmo del pasado ejercicio y supone la mitad del movimiento antes de la llegada de los aranceles de Trump

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASAN SEBASTIÁN.

Después de un 2017 para olvidar, la actividad del Puerto de Pasaia ha comenzado a latir con algo más de pulso en el arranque de este ejercicio. Hasta mayo, sin ir más lejos, el movimiento de mercancías ha repuntado un 3,8% en comparación con el mismo periodo del curso precedente. Un incremento que aunque escueto va colocando la base de lo que debería ser un «cambio de ciclo», como anticipó el nuevo presidente de la Autoridad Portuaria, Félix Garciandía, en su primera comparecencia pública en el mes de abril.

El firme en el que debe sustentarse la estrategia de la dársena parece clara y tiene el nombre de dos mercancías claves: el producto siderúrgico y los automóviles. Y así lo revelan las estadísticas publicadas por el puerto sobre la evolución de la actividad en los primeros cinco meses del curso. Dicho informe evidencia que los dos principales productos representan casi el 65% de los 1,2 millones de toneladas transportadas en la dársena pasaitarra. De ellas, 660.453 toneladas han sido descargadas mientras que 536.530 han sido cargadas en el puerto guipuzcoano. El pasado curso a estas alturas se habían movido 1,18 millones de toneladas.

El componente estrella que entra y sale de Pasaia es el producto siderúrgico. Principalmente, el producto que desembarca en Gipuzkoa son bobinas y chapas de acero, mientras que de salida parten en mayor medida perfiles. Resulta relevante destacar el peso del acero tanto de entrada como de salida, ya que la reciente confirmación de EE UU de colocar unos aranceles del 25% a los productos acereros europeos podría tener algún tipo de efecto a corto y medio plazo para la dársena guipuzcoana, aunque, en ningún caso el material que parte desde Pasaia tiene como primer destino el país de Donald Trump.

El principal destino de los perfiles acabados que salen de Pasaia sigue siendo Reino Unido

La chatarra se ha convertido en un producto residual y figura incluso ya detrás de la sal común

Hasta el momento el tráfico de producto siderúrgico representa el 49,12% del movimiento total de mercancías en Pasaia. Y principalmente el destino de los perfiles que salen desde Gipuzkoa tienen como destino el Reino Unido -casi la mitad del producto cargado-. Otra parte importante también se transporta a Irlanda. Y ¿de dónde llegan las bobinas y chapas de acero para el sector? Según la estadística de la Autoridad Portuaria, Bélgica (80.525 toneladas), Alemania (77.622) y Suecia (62.039) son las principales procedencias de este componente.

Ese tráfico de producto siderúrgico ha mantenido prácticamente el mismo ritmo de carga y descarga del pasado ejercicio hasta estas alturas, con un descenso mínimo del 1,5%. Sin embargo, la mercancía que mayor impulso ha implementado a la dársena pasaitarra hasta mayo ha sido la de los automóviles, que ha aumentado un 10,8% en esos meses.

Concretamente, la salida de vehículos desde Pasaia ha aumentado en casi 18.000 toneladas, prácticamente el crecimiento total que ha registrado el puerto.

Principalmente dos marcas son las que confían en Pasaia para enviar sus vehículos hacia el continente. Por un lado, Mercedes, que desde su planta de Vitoria ha embarcado en los primeros cinco meses del año 47.209 unidades. Y por el otro, Opel, que ha remitido desde Figueruelas 40.020 unidades de sus vehículos, además de 10.172 coches de la marca Citröen que también salen de la planta aragonesa. Volkswagen completa esa clasificación de utilitarios, ya que desde Pamplona han llegado 8.391 vehículos hasta mayo. En total, se han embarcado 106.660 automóviles en cinco meses.

Sin casi chatarra

Otro dato que ejemplifica el fin de una era en Pasaia es el del tráfico de chatarra, que se encuentra en mínimos históricos. La que fuera la segunda mercancía más importante, ahora se sitúa en la posición número 11, con apenas 13.500 toneladas descargadas este año (-27%). Incluso se sitúa por detrás del movimiento de sal común, o el cemento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos