LAB programa un mayo de movilizaciones, con una huelga de dos horas el día 30

Garbiñe Aranburu, secretaria general de LAB./Sara Santos
Garbiñe Aranburu, secretaria general de LAB. / Sara Santos

AGENCIAS

El sindicato LAB ha anunciado un mes de mayo de movilizaciones, con una apuesta por movilizar a «la clase trabajadora» el día 26 para que la protesta convocada ese día por el movimiento de pensionistas sea «potente» y con la convocatoria de paros de dos horas en los centros de trabajo el día 30 en rechazo a la« estatalización» de las condiciones de trabajo y en favor de un marco propio de relaciones laborales.

Representantes de LAB, encabezados por la secretaria general de la central, Garbiñe Aranburu, han explicado la pretensión del sindicato de que la movilización anunciada por los pensionistas para el 26 de mayo se convierta «en un movilización de toda la clase trabajadora», teniendo en cuenta que unos bajos salarios hoy conllevarán unas pensiones más bajas en el futuro.

Para la responsable sindical, los pensionistas han leído «muy bien» el acuerdo alcanzado entre el Gobierno del PP y el PNV en materia de pensiones al considerarlo «un parche» que no resuelve los problemas del colectivo.

En opinión de LAB, la «lucha» en la calle de los pensionistas y otros colectivos como las mujeres y los trabajadores de determinados centros de trabajo apela al sindicalismo a dar «otro paso más» y plantear «una respuesta intersectorial más general en clave de huelga», de ahí la convocatoria del sindicato de una movilización general el día 30 con el objetivo no sólo de movilizar a su afiliación, sino al conjunto de los trabajadores.

Para esa jornada, LAB ha convocado dos horas de paro, entre las 12.00 y las 14.00 horas, aunque con flexiblidad en las empresas para organizar el período de paro en otros tramos horarios según las conveniencias, con el fin de rechazar el proceso «de estatalización» de las relaciones laborales que impulsa, según denuncia, la patronal y el poder político como herramienta para empeorar las condiciones laborales.

Según datos del Consejo de Relaciones Laborales (CRL) de Euskadi aportados por LAB, el porcentaje de trabajadores con condiciones laborales estatales en el País Vasco ha pasado de un 21 % a un 34 % en los últimos siete años.

Aranburu ha advertido de que «el proceso de estatalización de las relaciones laborales y de precarización ha venido para quedarse» y afecta a todos los trabajadores.

Los responsables sindicales han explicado que hay varias vías para aplicarlo, entre ellas la limitación de materias que se pueden negociar en los convenios territoriales, una práctica de la que hacen responsable a la patronal y a los sindicatos CCOO y UGT.

Otra vía es el bloqueo de la negociación colectiva ya que la no renovación de convenios por esta causa provoca la aplicación de convenios estatales.

La negativa a abrir ámbitos de negociación en Euskadi en determinadas empresas y la «imposición» en el sector público de condiciones de trabajo a través de leyes y decretos son otras maneras de promover la «estatalización» de relaciones laborales, según el sindicato.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos