La plantilla de Xey pide declarar culpable a la dirección del cierre de la planta

Protesta en Zumaia.
Protesta en Zumaia. / A. A.

Solicita al Gobierno Vasco que apoye su reclamo para el juez declare responsables de la liquidación de la compañía a sus administradores

Alexis Algaba
ALEXIS ALGABASan Sebastián

Los trabajadores de Muebles Xey en Zumaia siguen sin salir de su asombro. Después de cinco años en los que "hemos tenido carga de trabajo" pero "no sabemos cómo se ha gestionado", la plantilla formada por 140 empleados -otros 30 en departamentos comerciales- espera la declaración oficial de liquidación de la compañía por parte del juez. Este martes, los portavoces del comité de empresa, arropados por la plantilla zumaiarra, han comparecido para pedir cuentas a los accionistas de la empresa y reclamar un posible plan de inversión ya que "creemos que esta empresa tiene futuro".

En este sentido, y tras las palabras de la consejera Arantxa Tapia en DV en las que afirmaba que algunos socios "no han creído" en la empresa, la plantilla solicita que como punto de partida el Gobierno Vasco les ayude "a denunciar la negligencia de la dirección y que se pueda calificar el concurso de culpable". El comité confía en que el juez, que tiene ya sobre la mesa la solicitud de liquidación presentada la pasada semana, considere que los administradores de la firma han agravado la situación de insolvencia y les responsabilice de la situación que ha abocado al cierre de Muebles Xey.

Es previsible que en unos días llegue la confirmación que da luz verde a la liquidación de la empresa, que ha contraído unas deudas cercanas a los 30 millones de euros y que no ha podido reconducir su delicada situación en un proceso concursal iniciado a comienzos de junio. Ninguna de las posibles soluciones, ni la ampliación de capital ni la búsqueda de un socio inversor, se han concretado, por lo que la dirección anunció la pasada semana a los trabajadores el cierre total de la planta.

«El Gobierno Vasco entregó un cheque en blanco»

Los trabajadores, que llevan en huelga desde el arranque de este mes han confesado que esperan que ese documento que posiblita la liquidación llegue cuanto antes, ya que se abrirá así la posibilidad para reclamar al Fogasa parte de las nóminas que la empresa les adeuda desde hace unos meses. Desde el mes de marzo no cobran, a lo que se les suma la paga de verano y otras seis pagas suspendidas anteriormente.

Aun así, lo último que piensa la plantilla es en dejar de pelear por un proyecto "viable" pero en el que "los accionistas no han creído". "Hemos trabajado sin cobrar, creyendo que era positivo para la empresa y para nuestro futuro pero a cambio solo hemos recibido desinformación de una dirección totalmente cerrada", ha apuntado el portavoz del comité Periko Juanikorena en la comparecencia de esta mañana.

Los trabajadores responsabilizan a los socios Victoriano Susperregui y Juan Fano como responsables principales de cierre ya que "han negado sistemáticamente la entrada de inyecciones de capital por parte de posibles nuevos accionistas", pero también han apuntado hacia el Gobierno Vasco, propietario del 30% de la compañía, al que han achacado que "entregó un cheque en blanco con direno público" y después "no ha controlado los resultados ni el devenir de la empresa".

El comité se reunirá el jueves con el Ejecutivo vasco en Vitoria y pedirá que se siga estudiando la viabilidad de la planta y a su vez se solicitará información sobre los pasos que se están dando en la búsqueda de un socio inversor.

Más noticias

Fotos

Vídeos