El plan industrial de Euskadi sale adelante con el apoyo de PNV, PSE y PP

Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco./MICHELENA
Arantxa Tapia, consejera de Desarrollo Económico y Competitividad del Gobierno Vasco. / MICHELENA

El programa, que destinará 1.225 millones hasta 2020, hace especial incidencia en la digitalización de las empresas

PILAR ARANGURENSan Sebastián

No ha habido sorpresas. El Plan de Industria 2017-2020, elaborado por el Gobierno Vasco y con el que pretende impulsar a las pymes y situarlas en la mejor industria 4.0, ha pasado este lunes el pertinente trámite parlamentario al lograr el apoyo del PP, además del de los dos partidos que sustentan el Ejecutivo vasco, PNV y PSE. Por el contrario, ha cosechado fuertes críticas por parte de EH Bildu, que ha pedido su retirada, y de Elkarrekin Podemos.

El plan ha sido debatido en comisión parlamentaria. La consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia, presentó los ejes fundamentales del mismo, que fue aprobado en julio por el Consejo de Gobierno. Uno de los principales objetivos es recuperar el peso perdido por la industria durante la crisis y en consecuencia situarlo en el 25% del PIB para 2020. Para ello, el plan hace una especial incidencia en la digitalización impulsando a todo el tejido productivo, también a las pymes, hacia la industria 4.0. Un aspecto en el que cobra gran importancia el centro de Ciberseguridad y un Hub de Innovación Digital. El Departamento pretende reducir la brecha digital entre las empresas más avanzadas y las más rezagadas.

La innovación juega un papel primordial para mejorar la competitividad de las empresas y en consecuencia el Plan apuesta por un crecimiento anual del presupuesto de I+D del 5%. La internacionalización es otro de los ejes del programa, así como el impulso a los proyectos indsustriales estratégicos y las personas formadas y el empleo de calidad. Todo ello sin olvidarse de las empresas en dificultades.

Instrumentos financieros

El Ejecutivo Vasco realizará un realineamiento de los instrumentos financieros con las nuevas necesidades y prioridades. Así, la consejera recordó que el diseño del fondo de inversión público-privado para tomar participaciones en las empresas tractoras estará concluido para finales de año con el objetivo de ponerlo en marcha a comienzos de 2018. El presupuesto directo del Plan de Industria es de 1.225 millones para todo el periodo, al que se sumarán casi 1.000 millones anuales en forma de avales y de otras figuras de financiación. Solo en este ejercicio se destinarán 296 millones de forma directa.

EH Bildu, que solicitó la elaboración de un nuevo plan, señaló que «no da una respuesta adecuada a los retos de la industria vasca ni sirve para fortalecer el tejido industrial, además de tener un presupuesto insuficiente». En su opinión, debería incrementar en un 25% la financiación prevista y plantearse como objetivo que la industria suponga el 30% del PIB. La coalición presentó 50 enmiendas, que fueron rechazadas en su mayoría, así como una propuesta en la que se solicitaba al Ejecutivo un aumento del Impuesto de Sociedades.

Por su parte, Elkarrekin Podemos criticó al igual que EH Bildu que se haya elaborado sin la participación de los agentes implicados y señaló que el Plan no responde a la realidad industrial vasca porque solo se plantean medidas para un 5% del tejido productivo, el que tiene un nivel tecnológico alto.

Fotos

Vídeos