El plan Indartu logra movilizar una inversión de 15 millones en siete empresas de Gipuzkoa

Un trabajador de Válvulas Zubi, beneficiada por el plan Indartu, controla una de las máquinas de la empresa irundarra./F. DE LA HERA
Un trabajador de Válvulas Zubi, beneficiada por el plan Indartu, controla una de las máquinas de la empresa irundarra. / F. DE LA HERA

Centrado en nuestro territorio en la zona de Oiartzualdea, ayudará a crear 55 nuevos empleos | Tapia trabaja en una segunda versión de la iniciativa, que será para pymes de zonas muy castigadas por el desempleo o que sufran desindustrialización

Julio Díaz de Alda
JULIO DÍAZ DE ALDASan Sebastián

El programa Indartu de ayudas a fondo perdido del Gobierno Vasco para inversiones generadoras de empleo en zonas consideradas como 'desfavorecidas' por la Unión Europea ha supuesto un año más una fina lluvia de dinero para Gipuzkoa. Y es que siete firmas de Oiartzualdea (la comarca que junto a la Margen Izquierda del Nervión reúnen las características que exige Bruselas) han logrado dentro de este programa una inyección global de 1,44 millones de euros que, en conjunto, movilizarán una inversión superior a los 15 millones -se subvencionan 14,4- y permitirán la creación de 55 nuevos puestos de trabajo en Irun, Errenteria, Hernani, Oiartzun y Lezo. De este modo, el territorio se lleva el grueso de las subvenciones reservadas para todo Euskadi.

A pesar del evidente efecto catalizador de este programa -lo dicen todas las compañías beneficiarias del mismo-, lo cierto es que el gasto total en 2017 solo ha sido de dos millones de los seis presupuestados. A la vista de este escenario, el departamento de Desarrollo Económico e Infraestructuras ha decidido dar una vuelta de tuerca al plan y, siempre con el visto bueno comunitario, diseñar una suerte de Indartu II que tendrá como 'leit motiv' las ayudas a pymes (y solo a pymes) de aquellas zonas de Euskadi en las que el desempleo sea especialmente alto o que hayan sufrido algún proceso de desindustrialización.

INDARTU 2017 EN GIPUZKOA

Válvulas Zubi
En Irun y dedicada a la fabricación de distintos tipos de válvulas recibirá una subvención de 73.767 euros y creará cinco empleos.
Talleres Launa
En Errenteria y dedicada al mecanizado de piezas, recibirá 165.440 euros y ampliará su plantilla en seis personas.
Khegal Aeronáutica
Desde Errenteria y especializada en ingeniería de procesos y mecanizado para los sectores aeronáutico y oil, recibirá 307.775 euros y sumará seis puestos de trabajo.
Katea Legaia
Con distintas divisiones y dando oportunidades laborales a los discapacitados, la firma recibirá 300.000 euros que ayudarán a crear 20 empleos.
Gorlan Mekanizatuak
La empresa de mecanizado de precisión de Oiartzun recibirá 331.322 euros y ampliará su plantilla en ocho personas.
Salva Industrial
En Lezo, la empresa de hornos para panadería, recibirá 185.200 euros y creará cinco puestos de trabajo.
HLC SB Distribution
La empresa, que fabrica 'skateboards', recibirá 77.500 euros que ayudarán a incrementar el empleo en cinco personas.

«Quiero dos capítulos distintos. Un Indartu normal, para esas zonas desfavorecidas, segun los criterios de la Unión Europea, y un Indartu 'B' para otras comarcas con un desempleo alto o que hayan sufrido una desindustrialización importante. Este segundo, será solo para pymes, que es lo que nos deja Bruselas», adelanta a la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia.

La mayoría de los beneficiarios ampliarán sus naves y comprarán nueva maquinaria

En algunos casos el programa Indartu ha sido el revulsivo definitivo que necesitaban para crecer

El presupuesto global de esos dos programas Indartu, revela también la consejera, se mantendría en los seis millones de euros. La cuestión es abordar, desde este instrumento que cuenta con todos los parabienes comunitarios (algo que en absoluto es sencillo para ningún Gobierno autonómico en España), cuestiones tan sangrantes como algunas que hemos visto en Euskadi en los últimos tiempos cuando, por ejemplo, el cierre de una fábrica dejaba a un pueblo entero temblando.

un 10%

De vuelta al Indartu 2017, que ha resultado tan guipuzcoano, cabe resaltar que las empresas del territorio beneficiarias de esos 1,44 millones (en concreto, 1.441.005,74 euros) han sido: Válvulas Zubi, de Irun, que recibirá 73.767,8 euros; Talleres Launa (Errenteria), que captará 165.440 euros; Khegal Aeronáutica, también de Errenteria, con 307.775,9 euros; Katea Legaia, de Hernani, que ha obtenido 300.000 euros; Gorlan Mekanizatuak, Oiartzun, con 331.322,04 euros; Salva Industria, con domicilio en Lezo, que logra 185.200 euros, y HLC SB Distribution, también de Oiartzun, con una subvención de 77.500 euros, la más pequeña.

Todas acometerán inversiones productivas por valor de más de diez veces la cantidad obtenida del Indartu, que financia así el 10% del coste subvencionable de cada proyecto. Para entenderlo, un ejemplo: Válvulas Zubi acometerá una ampliación de sus instalaciones con un coste estimado de 1.353.839 euros, de los que 737.678 se considera cantidad subvencionable, con lo que la inyección del Indartu es un 10% de la misma; esto es, 73.767,8 euros.

La creación de empleo prevista por cada iniciativa ronda de media los cinco nuevos puestos de trabajo, aunque en algunos casos esa cifra se amplía, como en Katea Legaia (20 puestos adicionales) o en Gorlan, que tiene previsto incorporar a ocho personas. El número de contratos puede despistar un tanto, pues si en la primera de estas dos compañías (la única que tiene la condición de gran empresa) la plantilla actual es de 231 almas, en la segunda es de 13, con lo que sumar ocho es incrementar la fuerza laboral un 61,5%. Junto a ellas, Zubi sumará cinco nuevos contratos, como Salva Industrial o HLC, mientras Talleres Launa contratará a seis nuevas personas, igual que Khegal.

Proyectos

Un breve repaso a algunos de los proyectos revela, por ejemplo, que muchos de los beneficiarios de esta edición del Programa Indartu han aprovechado la inyección para ampliar sus instalaciones. Por ejemplo, Katea Legaia (que ofrece inserción sociolaboral a personas con discapacidad) abordará la implantación de un nuevo sistema de almacenamiento inteligente y trazabilidad en su factoría de Hernani; la de Errenteria también será ampliada y vivirá una renovación de algunos procesos de producción y montaje de conjuntos industriales eléctricos. En la de Irun, según Pablo Nuñez, gerente de la firma, se acometerá la inversión más fuerte para levantar un nuevo pabellón.

En el caso de Salva Industrial -firma dedicada a la fabricación de hornos y soluciones para la panadería, la pastelería y la hostelería- el Indartu es un 'viejo conocido', puesto que también llegó ese impulso del Gobierno Vasco en el 2016. En esta nueva convocatoria, la compañía ha presentado como plan de inversiones la adquisición de una modernísima máquina de corte láser así como las de dos robots de soldadura. Además, la firma ha acometido la construcción en un polígono adyacente de un 'Showroom' en el que -con las máquinas allí instaladas- poder mostrar a los clientes (que llegan de todo el mundo) cómo saldría su pan con su propia harina o de la manera que ellos quieran. «No es lo mismo un pan en Nigeria que en Australia, y ellos quieren probar los hornos en condiciones reales», explica María Pampín, responsable financiera de Salva.

En Khegal Aeronáutica -una empresa bastante joven pero que está creciendo de manera notable- el Indartu ha servido de revulsivo, casi de empujón para tirarse a la piscina. Así lo confiesa uno de sus responsables, Oscar Jauregui, que ahora se alegra de haber dado el paso y no haber esperado a que los clientes siguieran firmando nuevos pedidos. «Ha sido el empujón que nos hacía falta, y cuando les hemos dicho que hacíamos la inversión han reaccionado ellos con más contratos».

La compañía, que exporta un 90% de su producción, dedicada a mecanizados «complejos», como señala Jauregui, ha dado con el Programa Indartu un salto hacia la Industria 4.0. «Hemos mejorado la maquinaria actual, hemos comprado nuevos centros productivos y también hemos mejorado en materia de medioambiente y filtrado de lubricantes; además hemos podido comprar utillaje y hemos remodelado algunas instalaciones eléctricas o la cimentación de algunas zonas de la planta», añade.

El directivo subraya que «en contra de lo que se piensa a veces, la digitalización o la modernización de los procesos no significa menos personal, al contrario, nosotros estamos contratando y en un año y medio hemos incorporado a once personas».

Crecer con el mercado

En los últimos años, en Válvulas Zubi -una empresa familiar creada en 1979 y que ahora afronta un relevo generacional dando paso a un nuevo accionariado más joven e innovador- habían apreciado la necesidad de crecer al mismo ritmo que lo hacían el mercado y las exigencias de sus clientes. Tenían que expandirse y las instalaciones de siempre ya no daban más de sí. Así fue como surgió la idea de acudir al Programa Indartu.

Erika Usabarrena, directora de la empresa, explica que de entre las distintas opciones barajadas se optó por adquirir el pabellón adyacente, con una superficie de unos 3.000 metros cuadrados de suelo fabril (a los que se suman las correspondientes oficinas). Con este paso, asegura, se podrá «seguir creciendo y contratando personal como hemos hecho en los últimos años».

En Talleres Launa, dedicados al mecanizado de piezas, se crearán seis nuevos puestos de trabajo en Errenteria, con lo que la plantilla pasará a tener 37 personas. En Gorlan, por su parte, el incremento será de 8 puestos, mientras que HLC -que se dedica a la fabricación de tablas de 'skateboard'- se pasará de 29 a 31 empleados gracias al Indartu.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos