Pescadores del Cantábrico acuerdan rebajar la pesca diaria de anchoa para no agotar el cupo

Anchoa en una pescadería de Trintxerpe. /Arizmendi
Anchoa en una pescadería de Trintxerpe. / Arizmendi

AGENCIAS

Los pescadores del Cantábrico han acordado rebajar la cantidad de capturas de anchoa para evitar que se consuma antes de tiempo la cuota de 24,5 millones de kilos establecida en el primer trimestre del año.

Esta autorregulación, respaldada por las cofradías de Cantabria, Bizkaia y Gipuzkoa, fija la pesca diaria en un máximo de 8.000 kilos de bocarte para los barcos de cerco de gran tamaño -más de 12 tripulantes- y de 6.000 kilos para el resto de embarcaciones.

Según ha detallado el presidente de la Federación de Cofradías de Pescadores de Cantabria, Miguel Fernández, se han consumido «unos 15 millones de kilos de los permitidos en este primer tramo de costera», cuyo total asciende a 27 millones de kilos si se tienen en cuenta los 2,5 millones reservados para el segundo semestre del año.

«El consumo va muy rápido y tenemos que bajar el cupo para mantener la flota activa», afirma Fernández, quien estima que para este mes y medio deben quedar «unos 7 millones de kilos» en base a que el Ministerio de Medio Ambiente cierra la pesquería con la cuota al 90 %.

Pese a que esta medida «no es nueva» y se ha tomado en anteriores campañas, Fernández no pensaba que se iba a producir «tan pronto», pero los buenos resultados obtenidos la semana pasada, con unas 1.000 toneladas de anchoa subastadas en los principales puertos de Cantabria, acarrean esta dosificación que podrá ser modificada.

Pese a que la pasada semana fue «histórica» en días seguidos de capturas, Fernández recuerda que en 1961 se llegó a descargar en una jornada en el puerto de Santoña «un millón de kilos» de anchoa, pero cree que «será muy complicado» que se repita esa cifra dadas las actuales restricciones de cuotas.

El presidente de los pescadores cántabros muestra, asimismo, su «satisfacción» con los buenos resultados que «hasta ahora» se están obteniendo en esta segunda gran cita de la pesca en el Cantábrico, sobre todo tras «un invierno bastante malo con una costera del verdel que ya no existe».

Temas

Pesca

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos