Los pensionistas regresan a la calle este fin de semana para pedir subidas mayores

UGT y CC OO convocan manifestaciones en un centenar de ciudades para ligar al IPC estas prestaciones y derogar la reforma de 2013

LUCÍA PALACIOS Madrid

No es suficiente. La subida de las pensiones para casi siete millones de personas anunciada por el Gobierno si se aprueban los Presupuestos del Estado para 2018 no satisface a UGT y CC OO. Por eso ayer llamaron a la ciudadanía para volver a llenar de nuevo las calles en protesta por unas medidas que ven «claramente insuficientes».

Ambas organizaciones de trabajadores han convocado para este fin de semana un centenar de movilizaciones en todo el país, excepto en el País Vasco, que mantendrá su tradicional protesta de los lunes y que prepara otra movilización para mediados de mayo. Con ello pretenden dar continuidad a la campaña por unas pensiones dignas iniciada en septiembre y que alcanzó su momento más alto en las multitudinarias manifestaciones que tuvieron lugar el pasado 17 de marzo, con más de un millón de participantes. El objetivo es que el Ejecutivo revalorice estas prestaciones por encima del alza de los precios de forma generalizada y asegure a la vez la viabilidad del sistema.

Los sindicatos anunciaron esta nueva oleada de protestas antes de conocer las nuevas mejoras de las pensiones introducidas en los Presupuestos. Aun así, las mantienen y acusan al Gobierno de aprobar una batería de medidas «sin consenso» con los agentes sociales ni el Pacto de Toledo. «Son actuaciones puntuales, claramente insuficientes, cortoplacistas y discriminatorias porque benefician solo a una parte del colectivo y pueden generar un enfrentamiento entre los pensionistas con la intención de debilitar la protesta», argumentaron.

Ayer comenzaron las primeras movilizaciones en Sevilla o Almansa (Ciudad Real) y hoy tendrán lugar en Zaragoza o en las principales ciudades de Cataluña. Pero será mañana el día clave, cuando se desarrollarán las concentraciones en la mayor parte de localidades, con Madrid como epicentro.

El Gobierno no subirá todas pensiones en función del IPC, si bien elevará las más bajas por encima de la evolución de los precios. Así, las prestaciones mínimas y las no contributivas subirán un 3%, aquellas que no superen los 700 euros al mes lo harán un 1,5% y las que oscilen entre 700 y 860 euros mensuales otro 1%. A su vez, la base reguladora de la pensión de viudedad pasará del 52% al 54% y habrá una reducción en la tributación de aquellas prestaciones inferiores a los 18.000 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos