La subida del IPC cuadruplica la revalorización de las pensiones

J. A. BRAVO MADRID.

Otra mala noticia para los pensionistas: el acelerón que dieron los precios en febrero, con una subida interanual del 1,1% por el encarecimiento de la electricidad -en torno a un 2%, frente a un 3% de la energía en general-, que viene siendo el principal factor de movimiento al alza o a la baja de la inflación. Según el INE, los precios de consumo crecieron una décima en el mes que finaliza hoy, aunque en la comparativa respecto a febrero de 2017 aumentaron medio punto. Encadenan un año y medio de alzas, perspectiva que se mantendrá hasta el verano. De hecho, el Gobierno estima en un 1,6% el deflactor que tendrán sobre el consumo privado, frente a la media del 2% que se registró el año pasado aunque el dato final en diciembre se moderó al 1,2%.

Si atendemos a la subida media pactada en los convenios de 2017, que fue del 1,43%, los asalariados aún estarían ganando algo de poder adquisitivo frente a la inflación. Pero ocurre justo lo contrario con los pensionistas, debido a que por quinto año consecutivo sus ingresos procedentes del Estado solo han subido un 0,25%.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos