Los pensionistas vascos rechazan las últimas subidas propuestas por el Gobierno de Rajoy

Varios cientos de pensionistas se concentraron una vez más en los Jardines de Alderdi Eder de Donostia para reclamar unas prestaciones dignas. / USOZ
Varios cientos de pensionistas se concentraron una vez más en los Jardines de Alderdi Eder de Donostia para reclamar unas prestaciones dignas. / USOZ

Seguirán movilizándose contra unos incrementos que ven «insuficientes» y preparan ya otra gran protesta. Las coordinadoras de Gipuzkoa, Bizkaia, Alava y Navarra se reunirán el 19 de abril para acordar iniciativas conjuntas que «aumenten la fuerza del movimiento»»

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN

Les costó echarse a la calle, pero ahora que han demostrado que ésta no es solo de los jóvenes, trabajadores o del movimiento 8-M, difícilmente se retirarán a sus cuarteles si no logran en gran medida sus objetivos. Son los pensionistas. Esa marea gris, que como una bola de nieve quiere ir sumando adeptos una vez que se ha echado a rodar, tiene claro que no se va a conformar con unas «migajas». Así califican las últimas medidas propuestas por el Gobierno central y que ha incorporado al proyecto de Presupuestos de este año. Un 'caramelo' que supondrá una inyección de más de mil millones de euros en todo el Estado, de ellos 40,6 en Euskadi, para mejorar el poder adquisitivo de las pensiones.

Pero no les parece suficiente y así lo dejaron claro ayer en su vuelta a las concentraciones tradicionales de los lunes que se desarrollaron en las tres capitales del País Vasco así como en numerosas localidades -cada vez se suman más- tras el parón registrado en la Semana de Pascua.

El de ayer era un test tras darse a conocer la semana pasada las medidas del Gobierno que contemplan una subida del 3% para las pensiones mínimas y las no contributivas, del 1,5% las que oscilan entre los 600 y 700 euros y del 1% para aquellas que se encuentran entre los 700 y los 860 euros. Además, la base reguladora de las pensiones de viudedad se incrementarán del 52% al 54%. Pero lejos de desmovilizarles, las propuestas sirvieron de acicate para las concentraciones,que tuvieron cuando menos una participación similar. Y es que los ánimos o en este caso mejor dicho el enfado no decae.

En Donostia se reunieron varios centenares de personas. La Asamblea de Pensionistas y Jubilados de San Sebastián decidió presentar en el Ayuntamiento de la capital guipuzcoana una declaración institucional que recoge sus reivindicaciones, al tiempo que pedirán una reunión con el diputado general del territorio, Markel Olano. Solicitan asimismo que el documento sea enviado al Gobierno Vasco y al Ejecutivo de Mariano Rajoy. La representante de la asociación Duintasuna María Serrano leyó ante las personas que como todos los lunes se concentran en los jardines del Alderdi Eder la declaración sobre la que «cada partido político deberá posicionarse», indicó. Y es que los pensionistas miran con lupa las posiciones de las diferentes formaciones políticas.

Los pensionistas siguen reclamando una posición clara a los partidos políticos

Un colectivo de Talavera acudió a Bilbao a apoyar «a quienes están liderando el movimiento»

El texto recoge las exigencias que viene manteniendo el colectivo desde el primer día: la subida de las pensiones por encima del IPC, que las prestaciones no sean inferiores a 1.080 euros, el rechazo de los recortes para 2019 y la defensa de un sistema público de pensiones.

En la concentración ante el Ayuntamiento de Bilbao, que como viene sucediendo fue la más numerosa con miles de asistentes, intervinieron media docena de personas para reprochar esa subida «de miseria» y avisar al Gobierno de que no van cejar en sus reivindicaciones y que seguirán saliendo a la calle hasta lograr que la pensión mínima sea de 1.080 euros y que se suban «a todos» según el IPC.

Gritos de 'PNV, mójate'

Aseguraron que «hay dinero para las pensiones» y propusieron que, por ejemplo, la partida de las cuentas públicas destinada al incremento del salario de los miembros del Gobierno y «lo previsto para comprar aviones se destine a aumentar las pensiones de las viudas». De este modo, los gritos que se corearon ayer con más fuerza fueron 'Rajoy, dimisión' y 'PNV, mójate', para reclamar al Gobierno Vasco que complemente las pensiones más bajas.

Los portavoces anunciaron que el próximo día 19 de abril se reunirán las coordinadoras de los tres territorios vascos y, probablemente también la de Navarra, para decidir «iniciativas conjuntas».

Asimismo, los congregados de Bilbao animaron al resto de pensionistas del Estado «a concentrarse delante de los ayuntamientos» y anunciaron que van a convocar «otra gran manifestación», como la que recorrió las calles de las capitales vascas y de diferentes ciudades del Estado el 17 de de marzo pasado en demanda de unas pensiones más justas. Aseguraron que «seguirán en pie de guerra» también contra la limitación de la Unión Europea a las pensiones.

El acto contó con la presencia de un colectivo de Talavera, que llegó a la capital vizcaína «a aprender y a apoyar a los bilbaínos que están liderando» este movimiento que ya es «imparable», y que «está sorprendiendo incluso internacionalmente», señalaron.

En Vitoria, varios portavoces del colectivo también leyeron un comunicado en el que advirtieron de que la lucha por unas prestaciones dignas para los pensionistas de hoy y del mañana es «cosa de todos, como lo es una enseñanza pública de calidad y una sanidad pública de calidad». Por último, denunciaron que al igual que «pretenden ir desmontando el sistema público de pensiones para privatizarlo con planes de pensiones y EPSV, quieren privatizar la enseñanza, la sanidad y la atención a la dependencia, para beneficio de los mismos de siempre».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos