Los pensionistas vascos quieren 'colarse' en la moción de censura

Los pensionistas vascos quieren 'colarse' en la moción de censura

Instan a los partidos a que recojan su reivindicación y presionan al PNV para que apoye al PSOE en el cambio de Gobierno

PILAR ARANGUREN SAN SEBASTIÁN.

Los pensionistas vascos se sienten fortalecidos tras las manifestaciones del pasado sábado que consideran demostrativas de que su poder de convocatoria no decae y que incluso en Donostia va a más y en Bilbao vuelve a repuntar. Todo ello pese a la aprobación de los Presupuestos en el Congreso, que incluyen el acuerdo sobre pensiones entre el PNV y el PP, y también tras la presentación de la moción de censura al Gobierno por parte del PSOE.

Pues bien, ayer, en las concentraciones habituales de los lunes, los pensionistas vascos reclamaron que sus demandas sean uno de los ejes centrales de la moción de censura. Pese a que defienden que sus exigencias tienen que resolverse en el Pacto de Toledo, para que se garantice a la larga un sistema público de pensiones y también unas prestaciones dignas, consideran que dicha iniciativa puede ser una «oportunidad» para conseguir sus objetivos y exigieron a los partidos que incluyan sus demandas en ese debate parlamentario para cambiar de Gobierno.

En este contexto reclamaron al PNV que apoye la iniciativa del PSOE o que de lo contrario les «deje en paz» con su lucha. «Si solo va a mirar por dar el apoyo a Rajoy, lo que tiene que hacer es marcharse, que se vaya a la Moncloa con Rajoy y que nos deje tranquilo», remarcaron.

Los portavoces vizcaínos, que en la última semana habían rebajado sus críticas frente al PNV para poner todos sus dardos en el PP, volvieron a arremeter ayer contra el partido jeltzale por «tratar de desmovilizar» a los pensionistas al cifrar en 14.000 los participantes en la manifestación del sábado, cuando según sus cálculos ascendieron a 75.000, el doble que en la anterior marcha.

Pero insistieron en que seguirán con las concentraciones, incluso en verano, aun siendo conscientes de que bajará la participación por las obligaciones familiares que asumen algunos pensionistas en el estío además de tomarse unas vacaciones.

La concentración de Bilbao, que reunió ayer a un millar de personas, contó con la asitencia de un grupo de pensionistas llegado desde Madrid, ya que se ha convertido en una referencia para todo el Estado. En Donostia, se reunieron unas 300 personas en torno a los jardines de Alderdi Eder, donde un portavoz de la plataforma donostiarra advirtió al PNV y al PP de que los jubilados «seguirán en su lucha hasta conseguir que se establezca una pensión mínima de 1.080 euros, así como que se garanticen subidas iguales al IPC cada año». También recordó que la semana anterior se debatió en el pleno del Ayuntamiento una propuesta con las reivindicaciones de los pensionistas, que recibió el apoyo del EH Bildu e Irabazi, mientras que el PP se opuso, el PNV se abstuvo y el PSOE apoyó todos los puntos excepto el que exigía 1.080 euros para las pagas mínimas.

Tras la asamblea, los participantes recorrieron en manifestación las calles céntricas de Donostia para concluir el acto de protesta con una concentración en el Boulevard. No fue la única protesta del territorio, ya que como es habitual hubo concentraciones en numerosas localidades, como Irun, Zarautz, Zumaia, Hondarribia o Villabona, entre otras.

En Vitoria más de trescientas personas secundaron una semana más la concentración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos