Las peculiaridades que hacen de las EPSVs un modelo de referencia

Las peculiaridades que hacen de las EPSVs un modelo de referencia

La atractiva fiscalidad y la mayor cultura financiera han potenciado su desarrollo pero ahora se busca la forma de darle un nuevo impulso

ANA BARANDIARAN

«Nosotros miramos con envidia al País Vasco. Nos lleváis muchos kilómetros de ventaja». Lo dice José Luis Manrique, director de Estudios del Observatorio Inverco, que es la asociación española de fondos de inversión y de pensiones. Se refiere al hecho de que instrumentos como las EPSVs tienen un arraigo en la comunidad que contrasta con la poca penetración de este tipo de productos en el conjunto de España. Y es que, gracias a su atractiva fiscalidad -aunque el tratamiento ha empeorado- y la mayor cultura financiera, las EPSVs han registrado un gran desarrollo. Pero han entrado en una fase de estancamiento -llevan cinco años con más salidas que entradas de dinero- y se buscan fórmulas para impulsarlas. En ellas hay depositadas grandes expectativas. Sin ir más lejos, el Gobierno vasco quiere que se impliquen en el fondo que ha creado para entrar en empresas estratégicas y garantizar su arraigo. Estas son sus peculiaridades:

1

El elevado patrimonio que gestionan, casi el 35% del PIB

Sin menospreciar la fortaleza de las EPSVs individuales (esas que ofrecen los bancos siempre a finales de año), el gran hecho diferencial del sistema vasco reside en las EPSVs de empleo, aquellas ligadas a las empresas. El patrimonio que gestiona este segmento, 12.691 millones según la Federación, es superior incluso al que manejan los fondos individuales. La razón de este desarrollo tiene que mucho que ver con Lagun Aro, que gestiona 6.500 millones y es el sistema de previsión de los cooperativistas de Mondragón. Elkarkidetza (diputaciones y ayuntamientos) e Itzarri (Gobierno vasco) suman 1.700 millones. Y la cifra de Geroa es superior, ya que roza los 2.000 millones.

Esta EPSV es el fruto de la negociación entre Adegi y los sindicatos y, aunque nació para el sector del metal, luego se extendió a otros ámbitos. Es el modelo a seguir. «En Bizkaia y Álava se constata un déficit importante. En conjunto en Euskadi la previsión social de empleo llega a la mitad de los ocupados y habría que llegar al 70%», señala Ignacio Etxebarria, presidente de la Federación de EPSV. Pero para ello, reconoce, habría que impulsar acuerdos en la negociación colectiva, tarea nada sencilla dada su situación de bloqueo. En el conjunto de España lo tienen todavía más difícil: los fondos de empleo solo suponen la mitad del total.

2

Mejores condiciones fiscales para el rescate

El rescate de los fondos de pensiones tiene mejores condiciones fiscales en Euskadi. Cuando se hace de una vez, en forma de capital, el 40% está exento. Es una ventaja que no existe para los que tributan en el régimen general. No obstante, desde la Federación de EPSV se cree que habría que incentivar el rescate en forma de renta periódica y también, para estimular los sistemas de empleo, recuperar la deducción en cuota de las contribuciones empresariales.

Las desgravaciones por realizar aportaciones se han reducido. Hasta 2012 la cantidad a deducir de la base imponible llegaba a los 24.250 euros. Se ha ido ajustando a la baja hasta quedar en 5.000 euros. En el resto de España se puede desgravar hasta 8.000 euros, siempre que la cantidad no exceda el 30% de los rendimientos de trabajo.

3

La posibilidad de rescate a los 10 años ha existido siempre

Las EPSVs ya nacieron en 1983 con la posibilidad de rescatar el dinero al cumplirse los diez años desde la primera aportación. Pero el Gobierno de Rajoy llevó este hecho diferencial a los tribunales en 2012 y una sentencia del Constitucional de 2014 invalidó la especificidad. Lo curioso es que al de unos meses aprobó una ley que abría la puerta a esta posibilidad en España y todo volvió a la normalidad. Justo ahora el Ejecutivo central acaba de dar luz verde a un reglamento para que se pueda hacer realidad el rescate a los diez años a partir de 2025.

Con esta medida, que copia el modelo vasco, se quiere animar a los jóvenes a invertir. Poner poco dinero desde pronto es mucho más efectivo que meter grandes cantidades a edad avanzada. Es lo que tiene el interés compuesto.

4

Una regulación diferente en las comisiones

Periódicamente, el profesor del IESE Pablo Fernández publica estudios en los que saca los colores a las gestoras por la baja rentabilidad de los fondos de pensiones a pesar de las elevadas comisiones que, en opinión del experto, cobran. Presionados por esta crítica, el Gobierno de Rajoy acaba de volver a rebajarlas, con el matiz de que ha establecido máximos diferentes en función de la estrategia de inversión. Así, para un fondo de renta fija la comisión de gestión puede llegar solo al 0,85%, mientras que para uno de renta variable es posible poner un 1,5%. Aparte, la comisión de depositaría desciende al 0,2%. En Euskadi la regulación es diferente. En 2016 se rebajó a un total del 1,6% del patrimonio.

El sector mira con envidia el paso dado en Reino Unido

Tanto en Euskadi como en el resto de España existe el convencimiento de que el complemento privado al sistema público de pensiones debe venir de la previsión social de empleo, es decir, de los planes de pensiones vinculados a las empresas. Por eso se señala como ejemplo lo que se ha hecho en Reino Unido, que se considera todo un éxito. Allí se ha establecido que las empresas de cierto tamaño ofrezcan por defecto un plan de pensiones a los trabajadores. El empresario pone un 4% del salario; el empleado, un 3%; y el Estado, un 1%. De esa forma el patrimonio en fondos de pensiones ha superado el 100% del PIB.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos