Linde ve «difícil» ligar IPC y pensiones y pide estimular planes privados

El gobernador del Banco de España admite que existe un «problema» con el sistema, pero confía en la creación de empleo para solucionarlo

D. VALERA MADRID.

El Banco de España se muestra cauto con la idea de vincular las pensiones al IPC como reclaman los jubilados en la calle y partidos de la oposición como PSOE o Unidos Podemos en el Congreso. De hecho, el gobernador del organismo, Luis María Linde, admitió ayer que es «difícil» aprobar esta medida, a la que el Gobierno se opone. El máximo responsable del banco central fue más allá y aunque defendió la importancia para la «cohesión social» que tiene el sistema público de pensiones, consideró positivo estimular los planes privados como complemento. Reconoció los «graves problemas» que afronta el sistema de la Seguridad Social -acumula un déficit de 18.000 millones-, pero se mostró confiado en que si prosigue la creación de empleo a buen ritmo se podrá mitigar el escenario.

Los problemas del modelo son claros y compartidos por todos: el déficit de la Seguridad Social ha provocado que la 'hucha' de las pensiones haya quedado prácticamente a cero al pasar de 66.000 millones a 8.095 millones, y el Tesoro inyectará 15.000 millones al sistema este año (más los 10.000 millones prestados por el Estado en 2017). Al mismo tiempo, los pensionistas pierden poder adquisitivo con una revalorización del 0,25% -el mínimo marcado por la ley- frente a una previsión de inflación para 2018 del 1,6%. En 2017 la subida también fue del 0,25% y la cesta de la compra se encareció un 2% de media.

«El sistema tiene problemas, pero hay solución si se afronta de manera razonable y sigue aumentando el empleo», señaló el gobernador del banco central en un acto organizado por el Colegio de Ingenieros de Caminos. Es decir, defendió la misma tesis que maneja el Ejecutivo, contrario a revalorizar las pensiones según la inflación, a pesar del aumento de la presión en las calles. Y es que el Gobierno no quiere volver a un sistema de indexación que considera «arcaico», como reconoció el propio ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro. De hecho, su departamento apuesta por crear un impuesto negativo -una ayuda fiscal- en el IRPF para las personas de más edad. Un mecanismo aún por definir (no se sabe ni la cuantía ni con cuántos años se podrá solicitar), pero que el Ejecutivo quiere incluir en los próximos Presupuestos, que pretende aprobar el 23 de marzo.

Por otra parte, Linde resaltó que los niveles de aportación de los españoles a planes de pensiones privados están por debajo de la media de países del entorno. «Sería bueno que la gente no solo invirtiese en vivienda, sino también un poco en activos financieros», señaló. Así, mientras que el dinero invertido en fondos de pensiones en España apenas alcanza el 10% del PIB, la media de la OCDE se sitúa en el 60%. Una brecha que en gran parte se explica por el buen funcionamiento de las pensiones públicas. Según Linde ese volumen de ahorro privado en España es «pequeño».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos