Jubilados vascos defienden las pensiones «gobierne quien gobierne»

Pensionistas concentrados en San Sebastián. /Lobo Altuna
Pensionistas concentrados en San Sebastián. / Lobo Altuna

AGENCIAS

Miles de jubilados y pensionistas vascos se han concentrado y manifestado este lunes en las tres capitales de Euskadi en defensa de las pensiones «gobierne quien gobierne» y con una cuantía «mínima» de 1.080 euros al mes.

En San Sebastián, la concentración que la Asamblea de Jubilados y Pensionistas de Alderdi Eder celebra cada lunes frente al Ayuntamiento de la ciudad se ha trasladado a los soportales del Palacio de la Diputación de Gipuzkoa debido a un aguacero que ha descargado una gran cantidad de agua este mediodía sobre la capital donostiarra.

Los congregados, que portaban una gran pancarta con distintos lemas en favor de la revalorización de las pensiones, han permanecido varios minutos ante la institución foral, donde María Serrano, portavoz de la Asamblea de Pensionistas de Alderdi Eder, ha leído un comunicado con sus principales reivindicaciones.

Debido a la lluvia, los reunidos han decidido no celebrar la manifestación que tras esta concentración semanal recorre las principales calles del centro de San Sebastián y concluye habitualmente en el Boulevard donostiarra.

El acto más multitudinario ha tenido lugar en Bilbao, donde miles de personas se han manifestado entre el Ayuntamiento de la capital vizcaína y la Plaza Moyúa, encabezadas por una pancarta en la que se leía «Por un sistema público que garantice pensiones dignas».

«Gobierne quien gobierne, las pensiones se defienden», ha sido el lema más coreado por los asistentes a la marcha, que también han proclamado que «las pensiones son un derecho ganado y pagado» y han pedido «marcha atrás a la reforma laboral».

En Vitoria, varios cientos de pensionistas se han manifestado por las calles de la ciudad tras una pancarta en la que se leía en castellano y en euskera «Pensiones públicas dignas» y han coreado lemas como «Gobierne quien gobierne las pensiones se defienden» o «Menos de 1.080 euros no me salen las cuentas».

En la marcha de hoy los pensionistas han pasado por la sede del PNV en Vitoria, el Parlamento Vasco y la Diputación alavesa, y han mostrado su «decepción» por la actitud de la formación que dirige Andoni Ortuzar en la negociación presupuestaria con el PP en materia de pensiones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos