Miles de jubilados guipuzcoanos reclaman en la calle unas pensiones dignas

Manifestación de pensionistas en San Sebastián. /Usoz
Manifestación de pensionistas en San Sebastián. / Usoz

Han exigido este jueves en Donostia que se actualicen con el IPC y no se diezmen más

PILAR ARANGUREN

Varios miles de jubilados y pensionistas guipuzcoanos han reclamado este jueves en Donostia al Gobierno central unas pensiones dignas. Hartos de que su pensión se haya congelado durante años y de que en los últimos cinco ejercicios la subida se haya limitado al 0,25%, "lo que no da más que para una barra de pan", unos 5.000 pensionistas, según los organizadores, se han echado a la calle para decir alto y claro que "ya basta de que se diezmen sus pensiones, mientras algunos se llenan los bolsillos". Un mensaje lanzado directamente al Gobierno y a "la mayoría de los políticos".

La manifestación, organizada por la Asociación de Jubilados y Pensionistas de Gipuzkoa, Agijupens, ha arrancado a las 11.30 de la mañana desde la plaza del Hotel Amara y se ha dirigido hasta la subdelegación del Gobierno, situada en el mismo barrio, a apenas unos cientos de metros, donde los responsables de la asociación han entregado un escrito al subdelegado del Gobierno, que resume sus reclamaciones. Unas peticiones que han sido leídas antes de que arrancara la marcha en euskera y castellano por Marimi Ugalde, miembro de la Junta, y por el presidente, José Riviere. Los pensinostas guipuzcoanos reclaman al Ejecutivo central que dejen de "diezmarse las pensiones, que se actulicen con el IPC anual y que las pensiones de viudedad se eleven al 70%". También exigen que deje de aplicarse la retención del IRTP (impuesto al rendimiento del trabajo personal) a las pensiones porque ya se abonó en el pasado al cobrar los sueldos, por lo que entienden que se está pagando por partida doble. Asimismo, han denunciado que el Gobierno "ha utilizado en su propio beneficio la hucha de las pensiones, por lo que exigen que se restituya los fondos que se han sacado. Finalmente, se han mostrado muy críticos con la ministra de Empleo, Fátima Báñez, por decir el pasado 2 de febrero en el Pacto de Toledo que los pensionistas españoles viven en la isla de los afortunados lejos de la precariedad. "Además de falso ha querido convertir una mentira en verdad", ha destacado José Riviere.

La marcha ha arrancado precedida por una pancarta que señalaba 'Por unas pensiones justas y dignas. Pentsio zuzen eta duinen alde. IPC+0,60". Por detrás otra señalaba 'Pentsioak ikutzen dituenak ez dauka nire botoa. El que toque las pensiones no tendrá mi voto'. Esta ha sido una de las consignas más coreadas durante la marcha. Incluso ha habido personas que han reclamado la creación de un partido político de los pensionistas, "que tendría mayoría absoluta".

Los alrededores de la plaza estaban copadas ya desde las once de la mañana con jubilados y pensionistas venidos desde todos los puntos de la geografía guipuzcoana. Los organizadores han señalado que esperaban una treintena de autobuses. Personas de edad avanzada algunas, otras no tanto y también algunas mujeres y hombres que sin ser jubilados ni pensionistas se han sumado a la marcha para apoyar las reivindicaciones. Entre ellas la de una pensión mínima de 1.080 euros. Se han oído también consignas como 'Hemen bizi hemen erabaki', 'Murrizketariz ez' o ' Más pensión menos corrupción'.

La marcha ha concluido poco antes de la una del mediodía en el mismo punto de salida, con caras de satisfacción de los participantes por haber realizado una "exhibición de fuerza y de unidad" a la que llaman en el futuro a que se una más gente.

Manifestantes rodeando la plaza de Pío XII.
Manifestantes rodeando la plaza de Pío XII.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos